viernes, 19 de enero de 2018

Civismo ¡cuánta falta nos hace!

Alejandro Mario Fonseca

Cuando yo tenía 12 años y tomé mi primera clase de política, empecé con el pie derecho. El primer concepto que aprendí y que se me quedó gravado para siempre, es el de Zoon Politikón.
Usted me dirá, pero cómo ¿su primera clase de política a los 12 años? Pues sí, resulta que por allá a mediados de los años 60 en los programas de estudios de la Secundaria se estudiaba obligatoriamente civismo.
Mi secundaria la estudié en el plantel No. 15 “Albert Einstein”, que sigue estando frente al antiguo Colegio Militar, en la calzada México Tacuba, desde luego en la ciudad de México.
No quiero sonar nostálgico ni post moderno, pero en aquel entonces el Secretario de Educación Pública era nada menos que Don Jaime Torres Bodet,
 que además de funcionario público,  fue  escritor, ensayista y poeta mexicano; y ¡valla diferencia con los funcionarios pusilánimes de hoy en día!
Me acuerdo muy bien que desde la primera clase me encantó el civismo, sería por el encanto del maestro (no me acuerdo de su apellido) o por el gusto de la materia; o por las dos cosas. Y también desde la primera clase aprendí el concepto de ser humano que vive en sociedad: Zoon politikón.

Zoon politikón.

jueves, 18 de enero de 2018

Óptica Ciudadana JUSTICIA CIVICA

Por José Luís Hernández Jiménez
Diciembre 23 del 2017. 11 horas. Llegamos corriendo a la audiencia de “conciliación o responsabilidad”, a la que, “a mi defendida”, había citado la juez de turno del Juzgado Cívico 02, ubicado en la esquina de las calles Castilla Oriente y 22 de febrero, en Azcapotzalco. CdMx.
Y mientras nos atendían….:
“Pues a mí me trajeron por trabajar“, nos dijo don Roberto, vestido aún con su atuendo de payasito de la calle: nariz roja, cara blanca, cachucha colorida, pantalón y camisa medio rotos y grandes para su talla y sus zapatotes.
“Fíjese don, continuó su relato, llevo dieciséis años haciendo la mismo a dos calles de donde me detuvieron los patrulleros. Nunca me habían dicho nada. Ni me habían molestado, pues gano mi dinerito honradamente, divirtiendo a la gente que por ahí pasa. Pero desde hace tiempo, le traía ganas a esa esquina. Y hoy mismo me dije, me voy a poner ahí. Y me puse. Saludé a los patrulleros y empecé. Y, de inmediato, esos mismos policías se me vinieron encima, sin decirme por qué.

¿Justicia Cívica?

lunes, 15 de enero de 2018

¿De verdad Meade está libre de pecados?

Alejandro Mario Fonseca
En el Capítulo 8 del Evangelio de Juan, los fariseos le traen a Jesús un caso difícil: "Esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras: tú, ¿qué dices?"
Los preceptos de la Ley decían: "La mujer adúltera debe morir". (cf. Levítico 20,1,10; Dt 22,22s).
En verdad, el pecado de adulterio es muy grave, porque arruina el amor, la familia, las relaciones humanas, el derecho del cónyuge...

En Israel, el adulterio era tenido por delito público, pero con una interpretación machista. El hombre casado sólo era adúltero, si tenía relaciones con una mujer casada.
En cambio la mujer casada era adúltera, si tenía relaciones con cualquier otro hombre, que no fuera su esposo, fuera o no casado. Quizá por eso los fariseos acusan a la adúltera, y no al adúltero.

Meade-Lozano-voceros (1). Forbes México

viernes, 12 de enero de 2018

“Pan o palo” ¿cómo en el Porfiriato?

Alejandro Mario Fonseca
El último escándalo es mayúsculo. A la par del proceso electoral ya en curso, la política se torna candente y muy delicada. El día de ayer el gobernador del estado de Chihuahua, Javier Corral, acusó al gobierno federal de “represalia económica por exhibir trama de corrupción priista”.

En una conferencia de prensa, ayer (8/1/2018), el gobernador Corral consideró que el abrir las pesquisas en torno al desvío de recursos millonarios durante la gestión de su antecesor Cesar Duarte, le valió una reprimenda económica por parte de la Secretaría de Hacienda.

En concreto denunció que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) canceló la entrega de 700 millones de pesos de recursos federales a Chihuahua, que eran necesarios para terminar el año con pago de aguinaldos y servicios con proveedores.
Apareció en todos los medios, sigo aquí la nota del Reforma. Corral dijo que “el jueves 4 de enero en una reunión en Palacio Nacional, el titular de Hacienda, José Antonio González Anaya, reconoció que las investigaciones habían propiciado la suspensión del envío de la bolsas a Chihuahua”.

Corral añadió: “El tema no es menor. Es gravísimo que se confirmara que la SHCP aparece como un instrumento de control político frente a los gobernadores, o al menos de este que les habla, con motivo de una investigación que persigue la corrupción y la impunidad, porque así fue planteado”.

Añadió, “debo confesar que realmente fuimos tomados por sorpresa, porque tú no te imaginas un planteamiento así. Lo que inmediatamente señalé al secretario de Hacienda, con toda claridad, es que nosotros no íbamos a intercambiar el conocimiento privilegiado de investigaciones del Ministerio Público, por una disposición de recursos que pertenecen al estado de Chihuahua, y que daríamos la batalla”.

Javier Corral. Gobernador de Chihuahua

jueves, 11 de enero de 2018

“Hacía tantos años que no alzaba la cara, que me olvidé del cielo”

Pedro Páramo de Juan Rulfo
Alejandro Mario Fonseca
No sé si porque ya estamos hartos, temerosos, asqueados… de tanto abuso, despilfarro y corrupción de gran parte de la clase política y sus allegados; o si lo que pasa es que estamos perplejos, anonadados, absortos, alicaídos… en suma impotentes ante los males que ya mencioné, pero llevados a su máxima expresión debido a la extrema violencia e inseguridad.
O las dos cosas. De lo que resulta una extraña mezcla psicológica (¿esquizofrenia?) de desasosiego y frustración que nos inmoviliza, nos deprime y nos condena al escapismo emocional y mental: nos refugiamos en las falsas expectativas de esperar. Sí, de la esperanza mal entendida, aquella que engañosamente nos lleva a vivir en un mundo ficticio.
Y lo peor de todo esto es el peligro de caer en la trampa de las drogas y el alcohol y volvernos clientes, engranados al sistema político criminal que desmantelo el efímero Estado de bienestar del Desarrollo Estabilizador de los años 50 y 60, y nos llevó al Estado narco de nuestros días.
Ya estamos en el 2018, un año nuevo que debiera prometer, significar alguna mejoría, sobre todo tratándose de un año electoral: algún indicio de ánimo de recuperación, de regeneración. Pero no, todo indica lo contrario. Más violencia, más abuso, más corrupción: el cinismo y la mentira dominan las campañas políticas de la clase política en el poder.

Meade, Anaya y López Obrador precandidatos a la presidencia 2018