lunes, 24 de julio de 2017

Vivir en el miedo

Por Alejandro Mario Fonseca
¿Usted ha sentido miedo alguna vez? Se trata de una pregunta muy delicada para un “país de machos”. Y es que los mexicanos estamos educados para no sentir miedo: contamos con una herencia violenta, que a lo largo de varios siglos nos ha ido “inmunizando” contra ese terrible sentimiento de desasosiego.
¿De verdad? ¿Así de insensibles nos ha ido volviendo nuestra historia, nuestra experiencia cotidiana? No lo creo, se trata de una paradoja: el machismo mexicano, no es otra cosa más que un  reflejo de un profundo miedo educado, heredado en directo.
En otras palabras, el más macho es el que más miedo tiene. Por eso es muy macho, porque en lo más profundo de su corazón le tiene un inmenso miedo a todo. Los machos violentos no conocen el cariño, el buen trato, las buenas maneras: fueron “educados” en el abandono, en un ambiente hostil.
Quise escribir sobre el tema del miedo, porque  poco a poco ha ido penetrando nuestra vida cotidiana, ya llegó a nuestras colonias, a nuestros hogares. Las agresiones, los robos y los asaltos ya se volvieron cotidianos. Prácticamente en todos los lugares y a toda hora tenemos que andarnos con cuidado.

"El Grito". Autor: Edvard Munch, 1893

domingo, 23 de julio de 2017

LA ECONOMIA… EN PILDORAS! Gobierno federal y las gasolineras vs gobierno CDMX y las bicicletas…

Por Félix Carbajal Juárez

Resulta paradójico que mientras el gobierno federal, a través de sus múltiples instituciones creadas ex profeso (CRE, ASEA, CNH) y la COFECE, esté promoviendo la flexibilización de las normas mexicanas para facilitar el establecimiento de gasolinerías y la importación de combustible por empresas diferentes de Pemex, ya sea mexicanas o extranjeras, como una forma de impulsar la economía nacional y ampliar la oferta de combustible para el consumo de la población.

El gobierno de la Ciudad de México, encabezado por Miguel Ángel Mancera y sus instituciones (SEDEMA, VIALIDAD, etc.), elimine carriles y ponga obstáculos para el tránsito de vehículos motorizados en la ciudad, privilegiando el uso de las calles por las bicicletas y motocicletas en un afán desmedido de eliminar o por lo menos disminuir el uso de vehículos particulares; a pesar, de la queja de la gran mayoría de la población por la inseguridad y deficiente calidad en servicio del transporte público. 

Miguel Angel Mancera y el crimen organizado. Foto: Cuartoscuro

viernes, 21 de julio de 2017

La gran estafa: La reforma energética

Por Alejandro Mario Fonseca

A usted ¿lo han estafado alguna vez? A mí sí, ya van muchas. Me estafan cuando me engañan diciéndome “nos vemos a las tres en punto” y llegan a las tres y media como si nada o no llegan. El problema es que yo soy puntual, así me educaron: y claro me enojo mucho, me siento engañado.
También me han estafado muchas veces carpinteros, fontaneros, mecánicos, albañiles y un largo etcétera, que me engañan en cuanto a la calidad del servicio convenido, y sobre todo en cuanto al tiempo de su ejecución.
Pero también me han estafado supuestos amigos que me piden algún favor, o algún préstamo, y quedan mal con la fecha de pago, o todavía peor, nunca me pagan. Bueno, no es consuelo, pero tengo un amigo al que le ha ido peor, pregúntenle a Don Octavio Rodríguez Figueroa.
Estos son ejemplos de estafas chiquitas o minúsculas si usted quiere, porque hay otras más severas, por ejemplo las de los médicos especialistas, de las que le contaba en mí último artículo: cuando a los estresados nos doran la píldora y nos “exprimen como a naranjas dulces”, como dice Lydia Cacho.
Bueno, pero antes de pasar a las grandes estafas, aquellas que cuestan miles de millones de pesos y que afectan a miles de personas y hasta millones, veamos en detalle qué es una estafa. Vayamos a las enciclopedias.

La gran estafa: La reforma energética

jueves, 20 de julio de 2017

Lydia Cacho y el periodismo de investigación valiente

Alejandro Mario Fonseca
¿Se acuerda usted de Los demonios del edén? Ese libro que escribió Lydia Cacho en el año 2005, en donde denuncia a la mafia de la pederastia en México y la explotación comercial del sexo con menores, con la anuencia de parte de la clase política e implica a varios personajes públicos.
Lydia saltó  a la luz  pública por la denuncia penal que se hizo en su contra, por el supuesto delito de difamación que impuso el empresario libanés Kamel Nacif aquí en el estado de Puebla.

 Dicha denuncia desembocó en un escándalo político mayúsculo que implicó al entonces gobernador de Puebla y al empresario en una confabulación para violentar la ley en contra de la periodista.
Los delitos que denunció Lydia Cacho tuvieron lugar en Cancún (Quintana Roo), donde ella residía y donde fue secuestrada por elementos policiacos de Puebla y trasladada de manera ilegal a ese estado. Una vez en la ciudad de Puebla y después del escándalo público, fue puesta en libertad bajo fianza, aunque hasta agosto del año 2007 el proceso judicial continuaba. (Cfr. Wikipedia).

Se trata de un ejemplo de abuso de poder mayúsculo. Discúlpeme usted amable lector por utilizar el término reiteradamente, pero a eso es a lo que nos estamos acostumbrando los mexicanos, vivimos tiempos en que todo es mayúsculo: la corrupción, la violencia, el hambre, la pobreza: en fin todo lo malo es mayúsculo.
En cambio, la justicia, el bienestar social, la buena educación, la buena fe, la generosidad y demás virtudes humanas, son minúsculas. Ese es el sino de los tiempos modernos que nos tocó vivir a los mexicanos, gracias a la clase política que nos mal gobierna.

Lydia Cacho

lunes, 17 de julio de 2017

LA ECONOMIA… EN PILDORAS! Política y Futbol… Similitudes

Por Félix Carbajal Juárez

Ahora; que la selección de Futbol, se ha hecho famosa por su fracaso en el torneo de la Copa Confederaciones y el esquema de rotaciones de los jugadores en diferentes puestos, que ha establecido su director técnico, el profesor Osorio, resulta atractivo analizar el paralelismo impuesto en Morena, por su presidente, el dos veces candidato presidencial  Andrés Manuel López Obrador.
Veamos: Hasta hace poco más de un año, abominaba y catalogaba como mafiosos a todos los empresarios y especialmente a quienes estuvieran ligados a las televisoras y/o fueran afines a partidos políticos diferentes de Morena. Sin embargo, a finales del año pasado se generó un cambio drástico en la forma como Andrés Manuel empezó a mover y reclutar las piezas para cubrir los huecos en su equipo. Siguiendo el esquema de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, a quien Andrés Manuel, identifica como el candidato que Televisa hizo Presidente de la República.
El año pasado, Morena incorpora a un alto funcionario de Televisión Azteca, con el propósito de ser para esta televisora lo que Enrique Peña Nieto, fue para Televisa.

Política y Fut-Bol… Similitudes