domingo, 13 de junio de 2010

Los nuevos medidores de la CFE: Otra vuelta de tuerca contra nuestros bolsillos



La Comisión Federal de Electricidad (CFE) intenta instalar en Tlatelolco, como “prueba piloto” nuevos medidores, altamente sofisticados, que operan vía satélite, por medio de los cuales se podrá medir el consumo y realizar cortes de energía automáticamente, sin tener que acudir al medidor.

Para ello pretende instalar los nuevos aparatos y una antena en cada edificio, por medio de esa antena se manda la señal de consumos y se reciben instrucciones de cortes automáticos.

No se trata de una suposición. El pasado 28 de mayo, personal de CFE y la empresa de los medidores pretendieron empezar los trabajos en el edifico Aguascalientes, y se planea que se haga lo mismo en los edificios, General Anaya y Chamizal. Los vecinos del Aguascalientes rechazaron este intento.

Se nos trata de convencer diciendo que esta moderna tecnología nos permitirá pagar muy fácilmente la luz, porque funcionará con tarjetas de prepago, como sucede con los celulares. Que esto permitirá un cobro justo, y que nuestro consumo nos dará puntos, como sucede en algunos supermercados, que podrán ser canjeados por otras mercancías. Todos felices.

Lo que no se dice es que:

• El costo de los medidores, del orden de los dos mil pesos, será cargado a nosotros, los usuarios.

• Deberemos pagar nuestra energía por adelantado, pues eso implica la tarjeta de prepago. Cuando se nos agote el crédito nos quedamos sin luz.

• No tendremos control alguno sobre los cobros que realizará la CFE por medio de este sistema, pues todo será automatizado. Si tenemos alguna queja, nos deberemos pelear con una contestadora. Obviamente, nunca arreglaremos nada.

• La situación de las tarifas es grave, puesto que la CFE retirará en breve el subsidio que aún gozamos en el pago de nuestros recibos en esta zona del país.

Todo lo anterior podría sonar justo, moderno, hasta conveniente para algunos. Pero ¿cuál ha sido nuestra experiencia reciente con la CFE? Hagamos un recuento:

• Cuando han llegado los nuevos recibos, los mismos no consignan cobros promedio del consumo que se medía antes, como se prometió. En infinidad de casos, aumentó el cobro de una manera totalmente desproporcionada.

• Y ni a quién reclamarle. Si antes era complicado llegar a las oficinas de la Compañía de Luz para reclamar un cobro, ahora ni eso. Simplemente es imposible contactar con alguien para resolver una duda o arreglar un problema.

• No es de gratis que la CFE sea la empresa más demandada ante la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) en todo el país, por una serie de abusos y cobros indebidos. Y ¿sabes qué ha pasado? Nada.

• En la mayoría de los casos, han dejado de llegar los recibos. Se están acumulando adeudos que no tenemos idea a cuánto ascienden y cómo y cuándo los vamos a pagar.

• En el caso de los edificios que prorratean el pago de áreas comunes, la CFE está demandando adeudos desconocidos por los vecinos, que ascienden a cantidades exorbitantes, impagables, y está amenazando con cortar la energía si los mismos no se cubren.

No somos los únicos. Algunos estados ya están padeciendo esta nueva realidad que hoy pretende imponer la CFE en Tlatelolco. Hagamos un breve recuento de hechos:

• En Tamaulipas se reportó el 7 de mayo que la CFE está “robando” medidores para imponer sus nuevos equipos y antenas.

• En el diario Milenio, el 22 de mayo, se denunció el cobro excesivo de cuotas por parte de la CFE en Tecámac, Estado de México, hasta por cuatro mil pesos aún en casas vacías. Allá cuentan ya con los “medidores digitales”. Sí, los que pretenden instalar en Tlatelolco.

• El 20 de mayo se informa en La Jornada, que se han triplicado las demandas contra la CFE en las cinco entidades en las que operaba la compañía Luz y Fuerza del Centro.

Han habido denuncias en el sentido de que lo que está en el fondo de la instalación de los nuevos “medidores digitales” es un gran negocio entre la CFE, la empresa IUSA, la misma que antes proveía, por décadas, los medidores de luz que todos conocemos, y empresas trasnacionales como ACLARA, de los Estados Unidos, que operan en el país por medio de una compañía denominada AMBAR.

Pero independientemente de quién esté detrás del contrato millonario de este nuevo servicio, lo único cierto es que con toda seguridad se convertirá un pretexto más para aumentarnos el costo de la vida, ahora el de la energía eléctrica, el más básico de nuestros productos de consumo.

Allí están los antecedentes. Allí están los hechos. Por eso, te invitamos a sumarte al rechazo a la CFE para impedir que ingrese a nuestros edificios, que son propiedad privada, puesto que estamos organizados legalmente bajo el régimen de Propiedad en Condominio.

No te dejes engañar. Entérate por ti mismo de esto que te informamos y de muchas otras cuestiones que han venido apareciendo en los medios de comunicación más prestigiados del país, como La Jornada, Milenio, Reforma, Excélsior, entre otros.

Checa lo que se dice en las siguientes ligas de Internet:
http://bit.ly/cmOmVt http://bit.ly/bnP5yt http://bit.ly/9ruEq2
http://bit.ly/ayYuBy http://bit.ly/b99lCH http://bit.ly/bh1mwm
http://bit.ly/aEWTHI

NO permitas el paso de la CFE en tu edificio para cambio de medidores electrónicos.

Únete al movimiento en rechazo a la instalación de medidores electrónicos en Tlatelolco.

Informes: tlatelolcasunidos@gmail.com


Visita nuestra Página web www.vivirentlatelolco.com.mx

2 comentarios:

  1. Jajajajajaja!!! Lo mismo de siempre. Gente que se queja del gobierno.

    ResponderEliminar
  2. Encontré realmente importante tu artículo. CFE es reconocida como una de las mayores empresas eléctricas del mundo, y aún mantiene integrados todos los procesos del servicio eléctrico.

    Fuente: www.cferecibos.review

    ResponderEliminar