lunes, 30 de agosto de 2010

GDFmetrobusADO...

Por Ignacio Arellano Mora

(foto: Manifestación de microbuseros, 3 de septiembre).

El Gobierno del Distrito Federal (GDF) busca fortalecer sus relaciones con la iniciativa privada y para ello le da espacios tanto en la realización de obras viales como en proyectos de transporte público, tal es el caso del Metrobús.

Para muchos ya es casi un hecho que la famosa Línea 3 del Metrobús será entregada a la empresa Autotransportes de Oriente, mejor conocida como ADO, dejando de lado a los concesionarios de microbuses de las rutas 1, 3 y 88, quienes se han opuesto a esta obra y han realizado un sin fín de manifestaciones.

A su vez, la firma ADO, basada en su poder económico, ha querido desplazar a los concesionarios del transporte urbano en varias ciudades del sureste de la República mexicana como son Villahermosa, Veracruz, Cancún, Campeche, Tuxtla Gutiérrez y otras.

De acuerdo con el borrador del proyecto de la obra, se tiene contemplado que la empresa de Autotransportes de Oriente se quede con el 51 por ciento de la ruta y los microbuseros con el 49 por ciento, quienes con el paso del tiempo no tendrán la capacidad económica para soportar los costos de operación y terminarán cediendo sus acciones a la gran empresa.

El argumento del Gobierno capitalino es que ADO es una compañía solvente con la capacidad de comprar las unidades articuladas sin problema alguno.

El proyecto ejecutivo la Línea 3 del Metrobús refiere que correrá del Metro Etiopía a Tenayuca con un recorrido de 16 kilómetros y tendrá un costo aproximado de dos mil 111 millones de pesos, además de que la cesión será a 10 años.

SE PRIVATIZA DE UN DÍA PARA OTRO

Cabe recordar que uno de los principales puntos de campaña para la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, prometió mejorar el sistema de transporte público en la Ciudad de México, efectivamente cumplió, pero nunca nos dijo que la iba a privatizarlo, como es el caso de la construcción de la Línea 3 del Metrobús.

Al permitir que la empresa ADO se haga de la Línea 3 del Metrobús, es permitir que el transporte público en la Ciudad de México se privatice de un día para otro, se entregue a un grupo monopólico.

Por ello, los dirigentes de las Rutas 1, 3 y 88 han protestado para proteger sus fuentes de trabajo y evitar su desplazamiento de la Línea 3 del Metrobús, donde el GDF pretende favorecer a ADO y los servidores públicos beneficiarse económicamente para continuar sus carreras políticas en las próximas elecciones de 2012.

INGRESOS ANUALES SUPERIORES A 240 MILLONES DE PESOS

El especialista y asesor de la Ruta 88, Francisco Licona, detalló que consideraron una afluencia de 144 mil 206 usuarios por una tarifa de cinco pesos, con los que se reportarían ingresos anuales superiores a 240 millones de pesos, que al descontar los gastos de operación e inversión, cada uno de los 432 socios contaría con el ingreso antes mencionado, “nada que ver con los 12 mil que ofrece el Metrobús a los dueños de autobuses y ocho mil para los poseedores de microbuses, con ADO como principal accionista”.

Cabe recordar que el martes 13 de julio, Marcelo Ebrard se reunió con los miembros de la Coparmex, a quienes les expresó que “en la Línea 3 invitamos a otras empresas”.

Noé Rendón, Felipe Núñez y José Barragán expresaron que seguramente los beneficios económicos que genere la entrada de esta empresa serán para las campañas electorales de Marcelo Ebrard por la presidencia de la República y de Mario Delgado Carrillo para la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

QUIERE METER CON CALZADOR

Noé Rendón, integrante de la Ruta 1, precisó que la “autoridad que nos ha impedido participar de manera independiente tanto en el “Corredor Cero Emisiones”, del que nos desplazó, como en el proyecto original del Corredor Vial Eje 1 Poniente, antepone como bandera sus propias omisiones, errores e irresponsabilidades y quiere meter con calzador al grupo ADO, a base de mentiras”.

José Barragán reveló que en una de las reuniones con Armando Quintero, éste les manifestó literalmente que “no hay otra opción, va ADO porque ya se hicieron acuerdos políticos. La línea viene de arriba”, refiriéndose a Marcelo Ebrard.

El problema no es que hoy llegue ADO, sino quién llegará a la Línea 4, a la 5 y los demás corredores que tiene proyectados el Gobierno de la Ciudad de México.

Por su parte, José Luis Tenorio destacó que estas acciones del Gobierno capitalino únicamente generarán un mayor número de trabajadores que engrosarán las filas de la pobreza.

Mientras tanto, Marcelo Ebrard se reúne con los grandes empresarios, a los transportistas los manda con Armando Quintero y a Martín Mejía Zayas para que les den la vuelta y los desgasten, mientras pasa el tiempo y se imponen empresas como ADO para desplazarlos de sus tradicionales fuentes de trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada