miércoles, 15 de septiembre de 2010

México vive una paradoja

Alimento chatarra afuera de las escuelas de Tlatelolco

Lic. Minerva Rosales


El presupuesto destinado al Programa de Rescate de las Unidades Habitacionales que lleva a cabo el Gobierno del Distrito Federal a través de la PROSOC tiene a partir de hoy 87 días para ejercitarlo ocasionando con ello molestias a los habitantes de Tlatelolco, convocan a asambleas con dos horas de anticipación, citan a reuniones con condominios de determinados edificios y no asiste el personal de dicha dependencia sin tomarse la molestia de cancelarlos con anticipación.

El personal operativo desconoce en qué puede aplicarse dicho recurso y como llenar las actas, ocasionando pérdida de tiempo tanto para ellos como para nosotros los destinatarios (¿beneficiarios?).

Por otro lado nos apremian y amenazan que si no nos apuramos con la presentación y presupuesto de los proyectos nos quedamos fuera del programa y cuando cumplimos con éstos nos dicen que no, que ellos nos designaran a un prestador de servicios mismo que interpretan los vecinos, una verdadera transparencia del dinero o ¿existen intereses personales?

Al cuestionar nosotros al personal de la PROSOC ellos mismos se quejan y se disculpan: “también a nosotros nos dicen con dos o tres horas de anticipación que los citemos”.

Hay vecinos que comentan y preguntan, ¿qué vamos a hacer cuando nos quiten esta ayuda? , imagínese nuestros edificios se van a venir abajo, ¿más?

Con respecto a la PROSOC y su deseo de una cultura condominal creo que debemos tomar en cuenta que los procesos de organización son distintos en cada edificio, incluso en cada entrada. Y en la medida que todos seamos corresponsables, participativos, organizativos, comunicativos y cooperativos este programa va a llegar a buen fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada