sábado, 26 de febrero de 2011

“Hay que crear espacios de convivencia en Tlatelolco, para frenar el deterioro de la salud mental”: Dr. Humberto Hernández Huerta (psiquiatra).

Dr. Humberto Hernández Huerta
El Doctor Humberto es habitante de nuestra unidad desde hace 5 años, es egresado de la Facultad de Medicina de la UNAM, estudió medicina interna y trabajó en ello y en medicina del trabajo en ISSSTE y posteriormente estudió la especialidad de psiquiatría, ha trabajado desde hace más de 15 años en la Clínica Psiquiátrica del mismo Instituto que se inauguró en 1965, aquí, en la primera sección de Tlatelolco. A continuación un extracto de nuestra plática.

P. ¿Los problemas de salud mental que tenemos en Tlatelolco son los mismos de siempre o han variado recientemente o son diferentes a los de otras partes del país?

R. El panorama de salud mental en el país se ha modificado, antes se focalizaban los problemas, pero, desde hace 25 o 30 años con la migración que se ha dado de manera masiva a las ciudades. Cuando surgió Chalco, debido a este crecimiento de la ciudad se va diversificando la problemática en todos los extractos no respeta clase social, niveles culturales.

La depresión es un problema muy frecuente y es multifactorial, problemas de: alimentación, sociales, familiares, económicos, alteraciones bioquímicas cerebrales. El factor desencadenante puede ser cualquier condición estresante. Los padecimientos se van diversificando en todos los sectores, igual en las Lomas, que Xochimilco, en Ecatepec o Tlatelolco.

Los individuos se van volviendo más solitarios porque las distancias que antes recorríamos en cierto tiempo han ido aumentando, el transportarse durante horas, el tráfico intenso. Incrementa los problemas de estrés, ansiedad, salir a las 5 o 6 de la mañana y regresar a las a las 10 o 11 de la noche. Al que le va bien y no trabaja la esposa, bien, pero lo más frecuente es que trabajan los dos. Y ocurre que conviven sábados y domingos y eso si conviven, porque a veces ni quieren salir se quedan en su casa.  Esto ocurre en los núcleos habitacionales como Tlatelolco.

En Tlatelolco se ha ido modificando, el porcentaje de vecinos originarios se ha ido disminuyendo, hay mucha gente que se va y otra que llega constantemente.


Se ha ido modificando el paisaje urbano en Tlatelolco, se ha modificando, por ejemplo lo que fue Relaciones Exteriores le seguimos diciendo Relaciones Exteriores, ahora es un centro cultural de la UNAM. El cine era centro de reunión, de convivencia y ahora es de mal vivencia hoy se tiene miedo de andar en los pasillos, tiene uno que andar con cuidado por los asaltos, hay motocicletas de “policías” y de otro tipo no puede uno protestar porque no hay el apoyo.

La idea de Pani era buena, lo que pasa es que no se ha llevado a cabo como debería de ser, de otra manera la unidad sería estupenda. En lugar de ir mejorando se ido deteriorando.


Se han ido perdiendo los elementos de convivencia, este compartir con otras personas, como seres humanos que constituimos una sociedad, las personas se han ido aislando unas de otras. Se encierran, viven enjaulados “por razones de seguridad”, hay mucho temor.

La otra la tortura es la de los animales, yo le llamo así, en un departamento de 80 o 120 metros viven animales grandes, por ejemplo rottweiler, no pequeños, no uno, sino varios esta promiscuidad porque no tienen el espacio suficiente crea problemas, el vivir con animales, o se atiende al animal o a los hijos, si una familia tiene alguna disfunción familiar o de pareja, se exacerba más, ni a quien atender, el animal también requiere libertad las cosas se complican, no hay consciencia, no se puede convivir correctamente se generan una serie de frustraciones.

Por otro lado no se tuvo la visión de cómo iba ir creciendo la ciudad, la Constitución dice que al ser humano se le tiene que dar un espacio apropiado para conservar su salud mental. Por supuesto que esto repercute en una salud integral. El sol ocupa su lugar, hace su función, hay que hacer ejercicio, pero ya no  puede uno asolearse,   ve uno personas drogándose o bebiendo por varios rumbos de la unidad, es el deterioro de la familia, del núcleo básico, por ejemplo ahí por el Tamaulipas o el Chihuahua  lo observa uno, da temor pasar por ahí. Los seres humanos somos muy contradictorios no aprendemos, de nuestros propios errores, sacrificios...
Este deterioro se acrecienta después del 85 se ve el cambio pero no para mejorar y, esto repercute en la salud mental se entra en una situación muy estable, inmóvil; pero siempre en retroceso o deterioro.
P. ¿Hay edad o sexo donde se manifieste más este deterioro de la salud mental?
R. No hay una edad o sexo especial para la afectación esta se da en todos los niveles, parejo, pero claro la diferencia en el tipo de padecimiento por ejemplo la depresión es más frecuente en las mujeres y las adicciones consumo de alcohol, tabaco, y otras sustancias, es más frecuente en los varones aunque esto ha variado hace 20 años era de cinco hombres por una mujer hoy es 5 a 3,   5 hombres por cada a 3 mujeres, han ido aumentado en las mujeres las adicciones.
Lo vemos en las escuelas secundarias aquí mismo en la unidad, las niñas, porque eso son, con la botella de “Caribe Cooler” en la mano. Eso es lo mínimo... no sabemos. Sería interesante hacer un estudio en Tlatelolco. Pero los problemas de adicción son fuertes. Esto enfocado al alcohol.
Si usted es diabético o hipertenso y está deprimido obviamente eso incrementa la problemática. Esto hay que prevenirlo es necesario crear espacios para la convivencia, tenemos  los centros de convivencia del ISSSTE por ejemplo aquí tenemos dos uno en el edificio 11 y otro en la primera sección que si bien los administra el ISSSTE son abiertos para toda la población, hay actividades baile música, danza, de entrenamientos etc. a esto hay que hacerle promoción, invitarlos.
“El tianguis”, que no pierda esa tradición que también es un lugar de encuentro, donde encontramos a los vecinos, hay que preservarlo. Es un espacio de convivencia. Lo que también vemos en la feria de Santiago, ahí hay una verdadera convivencia, a mi me gusta estar en los juegos pirotécnicos. ¿Por qué solamente se da cuando hay feria? los vecinos que acuden tienen buena actitud. Se requieren más espacios como éste, también hay que apoyarnos entre vecinos, ¿porque no lo hemos visto? ¿Qué le pasa?, obviamente nosotros no vamos a resolver el problema, el problema lo resuelve el mismo individuo, pero hay que apoyarnos.
Como veo a la torre de Banobras, que es una obra de arte  de la arquitectura, como  deteriora y no se rescata así esta toda la unidad, pero lo importante no son las piedras sino las personas hay que crear los espacios que nos lleven mejorar la salud mental de los habitantes de Tlatelolco.

Con el Dr. Humberto habrá más adelante otras pláticas sobre temas más concretos y quedó abierta la posibilidad para que realicen algunas investigaciones aquí en la Unidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada