domingo, 30 de enero de 2011

Tlatelolco y las redes sociales

Introducción a la solidaridad (des)personalizada del siglo XXI

Por Miguel Angel Márez Tapia*
Imagen del Grupo Amigos de Tlatelolco
Fuente: Facebook
28 de febrero de 2012
Las palabras “redes sociales” han sido referidas continuamente en foros académicos y retomados en los discursos cotidianos por diversos medios de comunicación en la introducción de herramientas como Facebook o Twitter, por ello al introducirnos en este fenómeno es necesario ir al origen del término red social acuñado por el antropólogo John Barnes de la Escuela de Manchester en 1954, definiéndolo como cada persona que se relaciona con un cierto número de individuos, algunos de los cuales están en contacto directo entre sí y otros no. “Creo conveniente llamar red a un campo social de este tipo. La imagen que tengo en la cabeza está formada por un conjunto de puntos, algunos de los cuales están conectados por líneas. Los puntos de la imagen son personas y, en ocasiones, grupos, y las líneas indican qué personas interactúan mutuamente”, mencionaba el investigador. Posteriormente, Elizabeth Bott en 1957 y Clyde Mitchell en 1967 ambos colegas de la misma escuela, retomarían el concepto impulsándolo fuertemente de forma cualitativa en estudios antropológicos, esa teoría sería retomada en México por los años setentas.


El significado de red social en la actualidad es muy diverso, debido a la aportación de  miradas matemáticas y computacionales, los que están basadas en el Internet, por ello, las redes sociales son entendidas desde aspectos generales o prácticos, y además, se utiliza como concepto analítico de estudios de ciencias sociales, sin pretender explicar cada una de ellas, iniciemos una breve reflexión sobre el tema que nos interesa, observar a Tlatelolco en el fenómeno de las redes sociales.
Redes sociales
Fuente: Internet

domingo, 23 de enero de 2011

Elecciones en el Estado de Guerrero: De política un poco.

Lic. Minerva Rosales




Dicen que prometer no empobrece y es cierto, solo que en política se debe prometer aquello que puedan verdaderamente cumplir.

Me contaron un chiste. Dicen que llegó un candidato a una población y una vez reunida la gente inicio su discurso diciendo –yo, queridos compatriotas les prometo que si soy beneficiado con su voto, ponerles un puente para que atraviesen el rio sin ningún problema.- en ese momento uno de los oyentes gritó – pero si nosotros no tenemos rio señor candidato.- a lo que este contestó –pues también les pongo el rio-.

Lo anterior sale a colación porque el domingo 30 de ese mes se llevaran a cabo las elecciones para elegir al nuevo gobernador en el Estado de Guerrero, uno de los dos contendientes mas fuertes ofrece un crédito a la palabra por $50,000.00 (cincuenta mil pesos) y fertilizantes a cambio del voto; para lo cual los promotores consignan en hojas los siguientes datos: clave de elector, nombre completo, domicilio, fecha de nacimiento y edad. El otro candidato les ofrece hasta las perlas de la virgen pero, ¿cuál de los dos es el bueno?, quien sabe, aquí en política no se ve la maldad o bondad del sujeto como tal, en política solo basta que cuentes con un buen publicista, suficientes recursos económicos, alianzas y a veces tu trabajo.

Lo bueno en el Estado de Guerrero es que gane quien gane todo queda en familia, dicen que estos dos candidatos son primos hermanos.

En fin, el próximo 30 de Enero, veremos quién de los dos es el bueno. Yo lo único que quiero como guerrerense es mayor seguridad.



sábado, 22 de enero de 2011

miércoles, 19 de enero de 2011

El Tlatelolco imaginado de Mario Pani

 Miguel Angel Márez Tapia (Antropólogo)

Manuel González y Eje Central en 1963.
Dibujo de Mario Pani


Al cumplirse 46 años de su inauguración oficial es útil evocar a Tlatelolco cuando se le denominó como el símbolo de la grandeza del país siendo considerado un ejemplo de modernidad y progreso, no faltaba más, al inaugurarse Ciudad Tlatelolco en 1964 constituía una revolución en muchas sentidos, la implantación de la verticalidad como modo de vida, la introducción de un extenso hábitat autocontenido con gran infraestructura y equipamiento urbano digno de una ciudad propia, una gran densidad poblacional, servicios exclusivos y el goce de amplios espacios abiertos, la imagen que tenía Mario Pani era un lugar donde existiera la libertad de transitar por todos sus espacios.


El proyecto de Pani no logró realizarse en su totalidad, Tlatelolco únicamente representaba la primera parte de la transformación de la “Herradura de Tugurios” (nombre que se dio a la zona de vecindades y barrios circundantes del Centro Histórico) que desde la visión del gobierno de Adolfo López Mateos perjudicaba el pujante desarrollo de la nación. El proyecto completo llegaba hasta los actuales terrenos de la Terminal de Autobuses de Pasajeros de Oriente (TAPO) y la Cámara de Diputados de San Lázaro, por lo que de haber continuado el plan original, las colonias Tepito, Morelos, Merced, Penitenciaría, entre otras, hubieran desaparecido al implantar sobre ellas, grandes conjuntos urbanos.

Sin embargo, Tlatelolco tampoco terminó construyéndose como lo imaginó Mario Pani, gracias a una publicación editada en 1963 por BANOBRAS sobre el conjunto urbano, es posible conocer los significativos cambios que hubo al momento de su construcción, los motivos fueron distintos, el principal fue el endeudamiento que tuvo el gobierno mexicano en el proyecto, lo que motivó a modificar la idea planeada originalmente.

La primera sección llamada “La Independencia” ya estaba terminada en ese momento por lo que se construyó tal cual como se proyectó, la segunda sección bajo el nombre “La Reforma” tuvo menos zonas comerciales, es decir, sitios destinados a los comercios en la manera como están en la Primera (por ejemplo, en la zona del edificio Allende); donde está el ex-cine Tlatelolco estaba planeado ser una preparatoria, mientras en la Clínica de Ginecología del IMSS iba a estar destinado para ser una escuela técnica. 

Paseo de la Reforma 1963.
Dibujo de Mario Pani

El cambio más significativo estuvo presente en la tercera sección con el nombre de “La República” debido al descubrimiento del centro ceremonial prehispánico de México-Tlatelolco, esto propició una dura batalla entre el equipo de arquitectos que dirigía Pani y los arqueólogos del INAH encabezados por Francisco González Rul que deseaban salvaguardar la zona, al final se modificó el lugar del club deportivo (hoy Antonio Caso) que estaba destinado a localizarse junto a los edificios Aguascalientes, Guelatao y Churubusco, el teatro (hoy Isabela Corona) y campo de futbol de la Vocacional 7 del IPN se habían proyectado sobre lo que se conoce como la “plaza baja” de la zona arqueológica, esto también implicó la eliminación de la calle interna que conectaría a la “Pera” con la calle de Almacenes (junto al Chihuahua) para la salida a Ricardo Flores Magón, ya que los edificios tipo L (15 de septiembre y 2 de Abril) no existían en el proyecto original, su lugar estaba ocupado por otros dos edificios tipo A que estarían localizados en donde actualmente está el deportivo Antonio Caso junto al Nuevo León. La zona de comercios en la Tercera fue eliminada casi en su totalidad, aún cuando estaban planeados distintos lugares para su construcción.

La imagen que Pani proyectó para Tlatelolco también implicaba la creación de ejes viales que cruzarían en su interior, esas amplias avenidas tendrían en las intersecciones de Paseo de la Reforma y Eje Central con Manuel González verdaderos distribuidores viales con pasos a desnivel que por falta de presupuesto únicamente se quedaron en el ensueño del arquitecto.
Así fue, el proceso de transformación que el proyecto original tuvo en su construcción, mismos cambios que se han diversificado con el tiempo a raíz de los sismos en 1985 y con la antigüedad misma del conjunto habitacional, por ello es necesario retornar la mirada a la imaginación que Pani tuvo al recrear Tlatelolco en papel y así observar más puntualmente todo lo que ha cambiado desde el momento de su inauguración, en aras de rescatar al conjunto urbano y regresarle el esplendor que le caracterizó en sus inicios, una tarea que nos corresponde a todos los tlatelolcas.

domingo, 16 de enero de 2011

Amaneceres y atardeceres desde Tlatelolco, enero 2011

 
Amanecer desde el 10o. piso del edificio Chihuahua
     

Atardecer desde el 10o. piso del edificio Chihuahua, enero 2011

Pocas veces podemos ver este espectáculo de la naturaleza, en este enero tan complicado por muchas razones pudimos admirar varios amaneceres y atardeceres hermosos, a veces la propia contaminación contribuye a lograr estos colores maravillosos.

Para algunos vecinos, existen diferentes "Tlatelolcos", uno de ellos permite la vista del horizonte desde  algunos edificios, viviendo en un piso a cierta altura.

Tomen nuestros lectores esto como un regalo de año nuevo y esforcémonos porque éste año sea de logros para todos, hasta donde sea posible.

Feliz año para todos y todas.

sábado, 15 de enero de 2011

Exigen vecinos de Tlatelolco, acceso para discapacitados en la estación Manuel González del Metrobús

 Puente peatonal que da acceso a la estación Manuel Gonzalez 
de la línea 1 del Metrobús.
Foto: Antonio Fonseca
Vecinos, principalmente de la primera sección de Tlatelolco, exigen que la línea 1 del Metrobús que circula por Insurgentes en su estación Manuel González, permita el acceso a peatones de la tercera edad y discapacitados, para esto proponen que haya accesos a nivel de tierra como se han diseñado en las estaciones de la línea 3 del mismo sistema de trasporte.

Nos informan que sí es necesario recabarán firmas para respaldar su solicitud, porque los puentes peatonales actuales han resultado muy onerosos.

Es conocido que más del 50% de la población de la Unidad Habitacional Tlatelolco es de la tercera edad, por este motivo esta petición debe ser escuchada para favorecer a ese sector de la población.

sábado, 8 de enero de 2011

Hartazgo por las obras del Metrobús: Vecinos

Ya llevan más de medio año

Obras en el Eje Guerrero.
Foto: Antonio Fonseca
Desde hace más de 6 meses, se iniciaron en el tramo de Tlatelolco: derrumbe de árboles sin previo aviso, mucho ruido de día y de noche, polvo que ha generado enfermedades en la población vecina y flotante,  camiones con revolvedora, máquinas de diverso tipo,  trabajadores que van y vienen, desperdicios de comida por todas partes, tránsito lento cuando se podía circular, problemas para surtir los comercios de todo el Eje Guerrero y alrededores.

Las obras del Metrobús línea 3 trajeron muchas molestias a los vecinos de los edificios Matamoros, Allende, Miguel Hidalgo, Vicente Riva Palacio, Ignacio Ramírez y Donato Guerra, entre otros. Hubo en estos meses, protestas por la tala de árboles, cierres del eje vial, manifestaciones, mesas de trabajo, negociaciones y también algunos enfrentamientos entre vecinos.

El problema de las obras del Metrobús cobra relevancia como nos explicó en entrevista en junio pasado el Ing. Jorge Coxtinica Aguilar, director técnico operativo Metrobús, porque se trata de una obra ligera, nos señalaba que la obra estaba proyectada para terminarse en febrero del 2011 pero que como iban las cosas se adelantaría para noviembre y para el tramo específico de Flores Magón y Manuel González “no demoraría más de un mes”.

Por lo que señalan los vecinos no hay fecha para su terminación, todavía se habla del derrumbe de más arboles y más molestias a la población, muchos negocios han perdido acceso de clientes y se encuentran desesperados por la falta de ventas, a lo largo del Eje Guerrero que se encuentra prácticamente cerrado a la circulación de vehículos particulares.

Tlatelolco: Los temas relevantes en el 2011

Ciudad Tlatelolco, 1966.
Foto: Armando Salas Portugal

Editorial

El 2011 inicia con una agenda para Tlatelolco que debe seguirse puntualmente:

Nueva ley condominal
Estamos en espera de la aprobación  de la nueva ley condominal en el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, gracias al término del trabajo legislativo en comisiones el pasado 20 de diciembre de 2010, esta reforma endurece las sanciones para los morosos e incluso posibilita el arresto de 36 horas en caso de reincidencia a quien no cumpla con el pago de servicios, además elimina las trabas que existían para que las delegaciones políticas puedan otorgar los servicios correspondientes para el mantenimiento de los conjuntos habitacionales y Unidades Habitacionales, la nueva normatividad da más facultades a la Procuraduría Social del D.F., ahora no sólo recabará la queja, sino también trabajaría en la solución, porque agotada la conciliación, el área jurídica de esta dependencia podrá sancionar legalmente.

Obras del Metrobús
La puesta en marcha de la línea 3 del Metrobús sobre el Eje Guerrero que se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los vecinos, peatones, comerciantes que están situados sobre esa vialidad, una obra que tendrá un costo debido a los desatinos de las autoridades en la forma de imponer este tipo de modalidad de transporte público en Tlatelolco, y que aún sin estar en funcionamiento, sigue propiciando diversos tipos de conflictos entre vecinos.

La labor de los Comités Vecinales
Luego que han sido conformados formalmente los Comités Vecinales en las tres secciones de Tlatelolco, esperamos acciones concretas a favor de la comunidad, Vivir en Tlatelolco estará pendiente de su trabajo, por lo que abrimos este espacio informativo a cada uno de representantes para encontrar en la revista, un puente abierto y libre de difusión de cada una de sus actividades.  

La carrera rumbo a 2012
Se deberá estar pendiente de la formación de los cuadros políticos para la batalla por las distintas pre-candidaturas en los partidos políticos en aras de conseguir los puestos de elección popular que estarán disponibles para el próximo año, ya se observa una presencia continua de representantes populares de distintas fuerzas políticas y continuos eventos de funcionarios de distintos niveles de gobierno en Tlatelolco.


Los edificios en riesgo
Estaremos pendientes de cualquier dato que las autoridades capitalinas proporcionen al respecto, ya ha sido solicitado a la Secretaría de Protección Civil del Gobierno del Distrito Federal, además se insistirá en obtener la información para difundir entre los habitantes del conjunto sobre el "Atlas de riesgo de Tlatelolco". 

viernes, 7 de enero de 2011

Ciudad de México: Un gobierno de doble cara

Por Aurelio Cuevas (Sociólogo)


Hacia fines de 2010 se colocaron infinidad de mantas en las esquinas y partes visibles de las colonias de la Delegación Cuauhtémoc –a la que pertenece Tlatelolco -, con la leyenda: “Un año trabajando para ti, para tu familia y para tu ciudad ¡Estamos para servirte!”, al lado de la cual aparece el nombre de José Luis Muñoz como “diputado del pueblo” (dice la manta) en la Asamblea Legislativa del D.F. Esto y los lemas “México: Ciudad de la Esperanza” y “¡Sigamos gobernando juntos!”, tan difundidos por el gobierno de Marcelo Ebrard, parecen remitirnos a una eterna luna de miel entre gobernantes y gobernados en la capital. Pero tal situación idílica se opaca grandemente ante los hechos cotidianos.

Desde que los defeños presenciamos en 1997 el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas como Jefe del gobierno del D.F. y del partido del sol azteca, el gran entusiasmo colectivo vivido en ese tiempo se ha ido apagando en el curso de los años. En ese entonces Max Mendizábal, un viejo camarada de luchas vecinales y yo, con un optimismo enorme, intercambiamos impresiones de que el fin de los gobiernos priístas en 1997 abría la oportunidad para que -en una ciudad donde los derechos ciudadanos se habían conculcado durante varias décadas- los reclamos sociales en barrios y colonias del D.F. podrían ser la base para realizar una reforma urbana democrática.

Esa esperanza fue compartida por gran cantidad de habitantes de la metrópoli, pero lo que se ha visto en estos últimos 13 años es un progresivo desencanto social ante las gestiones perredistas en el D.F. Lo que se ha dado es un ninguneo de los derechos de los capitalinos en lo que atañe a informarse e influir en las decisiones que afectan su entorno urbano. En Tlatelolco se tiene la experiencia de que los funcionarios delegacionales se hacen invisibles después de los periodos electorales, al hacer caso omiso de las peticiones de audiencia pública para conocer los planes de gobierno en la zona. A escala del D.F. tal situación se reproduce claramente con las obras del Metrobús, una inversión de la empresa ADO en el transporte masivo que fue auspiciada por el gobierno ebrardista a espaldas de la opinión pública; cabe añadir que la prisa en la realización de dicho proyecto solo ha provocado agudos problemas viales en diversos puntos de la capital.

No estamos defendiendo aquí que las autoridades no deban contar con un margen de maniobra para aplicar sus políticas, sino que las acciones más relevantes de un auténtico gobierno democrático deberían ante todo identificarse con sus bases sociales: las clases populares y la clase media asalariada de la capital. Más bien ha ocurrido lo inverso: el creciente acuerdo del gobierno capitalino con grandes grupos empresariales (Carlos Slim, Wal-Mart, ADO, etc.) a costa del relegamiento de los intereses de los grupos mencionados.

En resumen no se han generado formas de participación ciudadana que equilibren la toma de decisiones acerca de los cambios de la ciudad que afecten la calidad de vida de sus habitantes. No hay interés de los gobernantes actuales del D.F. por edificar una sociedad más viva y participativa, sino que persiguen imponerle a esta –al igual que el viejo sistema priísta- formas de control verticales y paternalistas que les garanticen permanecer en el poder. Ante este panorama ¿cuáles pueden ser las opciones sociales para evitar el progresivo deterioro urbano que avanza día con día?



lunes, 3 de enero de 2011

Algunos módulos de vigilancia de la Unidad Tlatelolco, antes abandonados, ahora multi-usados

Por Antonio Fonseca
Originalmente estos módulos eran para seguridad pública.

Se reconstruyeron cuando la delegada en Cuauhtémoc era Dolores Padierna (2000-2003), ella tenía como propuesta que los mandos policíacos fueran delegacionales, cuestión que nunca se logró.

En éste periodo Tlatelolco contaba con policía auxiliar, 72 elementos en 3 turnos. Vimos pasar a 3 comandantes por la oficina de Reforma: José Ángel González Almazan, Felipe Chávez Morales y Juan Lomelí Lomelí, con muy distintos grados de corrupción. Al retirarse la policía auxiliar solo nos quedamos con 4 policías preventivos por turno en cada sección, nunca se informó quien era el mando. Y de febrero a agosto del 2003 tuvimos la presencia de la Policía Federal Preventiva (PFP), 36 elementos de día y solo en la tercera sección.

Los módulos han permanecido practicamente en el abandono, con altas y bajas, en el 2004 fue el nivel más crítico de inseguridad en la Unidad  hubo asaltos a los comercios en las tres secciones y robo a casa habitación entre otras actividades ilícitas, se nos decía que la seguridad era un asunto de la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del D.F., la delegación no tiene facultades.

En el 2005 según la Lic. Minerva Rosales Avila representante vecinal ante el Consejo de Seguridad Pública de la Delegación Cuauhtémoc nos dice que Tlatelolco, (durante aquellos años, hasta muy recientemente) contaba entonces con 82 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, 30 elementos de la policía comunitaria (que dependía directamente de la delegación), 7 cuatrimotos, 3 patrullas y 15 motocicletas.

Actualmente no nos queda muy claro en los hechos cuantos policías están asignados para Tlatelolco, porque su presencia varía y por temporadas, es decir algunos días vemos personal pie tierra, otros motocicletas y/o bicicletas.

Se sabe que existe un Programa de Seguridad Pública para Tlatelolco pero ignoramos porque no se instrumenta hubo algunas reuniones el año pasado en el edificio Ignacio Ramírez, pero al parecer era por razones políticas y no para cumplir con su trabajo que es la seguridad que cualquier gobierno mínimamente debe garantizar.

Hoy aparentemente algunos módulos son multi-usados, pero algunos vecinos mal pensados dicen que es por razones electorales. ¿Será?