domingo, 13 de mayo de 2012

De temblores a temblores

Reflexiones desde el insomnio
-Qué tanto es tantito…1
Por José María Arellano Mora


La preocupación, que prevalece en la población respecto a los sismos, es de valorarse en relación a la Unidad Tlatelolco y el sentir de sus residentes.



Entonces, me di a la tarea de revisar algunos datos históricos a nivel mundial, pero no sin antes, preguntarme:
 
 
1. ¿Qué tan intenso estuvo en el 85?.
2. ¿Realmente qué sucedió?.
3. ¿Por qué fue devastador?.
A grandes rasgos:

Núm.
PAÍS
FECHA
MAGNITUD RICHTER
1
Ecuador
1906
8.8
2
Chile
1922
8.5
3
Rusia
1952
9
4
Alaska
1957
8.8
5
Islas Kuriles
1958
8.7
6
Chile
1960
9.5
7
Alaska
1964
9.2
8
Alaska
1965
8.7
9
México
1985
7.9
10
Indonesia
2004
9
11
Chile
2010
8.8
De acuerdo a esta tabla2, responde a mi primera pregunta, es decir, comparándolo, el sismo del 85 difiere de la intensidad de los demás.


 
La intensidad del terremoto, marca, digamos, las consecuencias que genera el movimiento sísmico.



Pues bien, respondiendo a la segunda y tercera pregunta hallé el siguiente comentario:




“…Y todo por la negligencia del gobierno, porque se había construidos en terrenos arcillosos, y se requería una construcción más precisa. Y todo era debido a la corrupción urbanística y a la mala planeación de ellas. Y curiosamente los edificios antiguos habían soportado el terremoto. Y por si fuera poco, al final se demostró que los edificios caídos eran a causa de la construcción penosa que se había realizado…3
 
 
 
Ante esto, me asalta una cuarta pregunta: ¿Se puede saber cuándo ocurrirá un temblor?, esto encontré:
 
 
 
“…no hay bases firmes para asegurar que uno similar al de 1985 puede ocurrir mañana o dentro de cinco, diez o 20 años. ´Lo que está científicamente comprobado es que eventos telúricos mayores de siete grados se dan cíclicamente y no siempre con la misma duración y ante ello sólo queda estar preparados con medidas de protección civil que atemperen posibles daños´". 4
 
 
Quinta pregunta: ¿Qué debemos hacer?
Pues debemos aceptar que vivimos en una zona históricamente sísmica; lo “ideal” es ir a una “zona libre de sismos” –provincia, país…-
 
 
Sexta y última pregunta: ¿Existe un lugar libre de sismos?
No existe, sólo nos queda asimilar la realidad de nuestro entorno, y ante todo, tener medidas de seguridad, información y capacitación de protección civil.

Sí de temblores se trata, busquemos información que nos ayude a salvaguardar nuestras vidas y solicitemos Información de las condiciones de los inmuebles que entrañablemente habitamos.


1 Alusión a la expresión que usa Armando Ramírez, autor del libro: “Chin Chin el teporocho”



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada