viernes, 12 de octubre de 2012

Estrategias de autoprotección en contextos inseguros


¿Cómo un delincuente decide a quién asaltar en Tlatelolco?

Por Miguel Angel Márez Tapia*

¿Cómo decide un delincuente robar o asaltar en Tlatelolco?

La mayoría de los asaltos y robos a casa habitación que se realizan en Tlatelolco cuentan por lo menos con un aspecto mínimo de planeación, la pregunta que uno debe cuestionarse es: ¿Qué hago yo para ser más vulnerable ante la delincuencia? Partiendo del análisis de las ciencias sociales que han mostrado su interés hacia contextos violentos, miedo, riesgo y otros aspectos negativos. A través de estos estudios es posible ir dilucidando ciertos aspectos que nos hagan comprender como nosotros mismos somos quiénes les damos la información necesaria a un asaltante para que pueda cometer un delito.

1. ¿Qué hacemos en la vida cotidiana? Definamos primero su significado, lo cotidiano se puede explicar como hacer siempre lo mismo, ya que no pasa nada fuera de lo habitual. Esta última palabra nos da otra pista, nosotros hacemos hábitos (comportamiento repetido regularmente), que significa eso si lo trasladamos a una dimensión espacial, todos creamos un mapa con nuestras actividades, el historiador francés Michel De Certeau afirmó que todos nosotros dejamos rastros y huellas en cada paso al caminar que damos en Tlatelolco. Piénselo detenidamente, realiza su actividad cotidiana en el hogar, sale del edificio y camina rumbo a sus actividades diarias (trabajo, escuela, etc.), sí lo vemos a través del tiempo, comúnmente salimos a la misma hora, caminamos el mismo andador o pasillo, tomamos la misma ruta de transporte, línea de metro o vamos al estacionamiento donde tenemos el auto. Tenemos horarios definidos para salir pero también para regresar a casa, entonces regresamos en el mismo transporte, por los mismos pasillos y andadores a nuestro edificio. Sí lo pensamos bien, pocas veces cambiamos nuestros hábitos.

Un asaltante únicamente puede sentarse para detenidamente observar nuestras rutinas, identifican a que hora salimos del departamento y nuestra hora de regreso, cuáles son los pasillos que usamos, a qué tiendas vamos dentro de la Unidad. Si tenemos mascotas, cuáles son los recorridos que damos con ellas y a qué hora salimos a pasearlas.

2. ¿Cómo deciden a quién asaltar? Un asaltante difícilmente está solo, sí lo está, entonces él buscará a personas con cierto tipo de vulnerabilidad (niños, mujeres y adultos mayores) ya que siempre buscan tener algún tipo de ventaja, por ello es más común que vengan en grupos de dos o tres asaltantes. Muchos de ellos usan mochilas o realizan ciertos movimientos corporales, que uno puede identificarlos si observamos más detenidamente. Uno de ellos es mantener escondida una mano dentro del bolsillo del pantalón, sudadera u otro objeto, donde puedan esconder algún tipo de arma sin que uno se de cuenta que la portan y así sorprender a sus víctimas.

3. ¿Cómo prevenir un asalto? La percepción de inseguridad, riesgo y miedo se incrementa cuando tenemos menor conocimiento del territorio que habitamos. Muchos vecinos no conocen Tlatelolco, sólo ciertas zonas cercanas a sus actividades y departamento, paradójicamente hemos priorizado sólo la fortificación y protección de nuestro hogar (más rejas, chapas, candados, etc.), pero nos hemos descuidado a nosotros mismos al aislarnos y realizar actividades más individualizadas. Ya no existe convivencia con el otro, sí los vecinos me conocen, pueden avisar a la policía o auxiliarme si necesito ayuda, tampoco conozco o sé de otros caminos alternos de cómo caminar Tlatelolco, para dificultar que descifren mis hábitos los asaltantes. Sí tengo algún aspecto que me haga vulnerable, lo viable es evitar zonas solitarias y preferentemente estar cercano a otro vecino aunque no sepa quién es, pero evitará mostrar que uno camina solo en los pasillos y que nadie me conoce. Como vecinos será necesario fortalecer los flujos y recorridos al caminar en los andadores centrales, ya que son los más seguros de la Unidad y así podremos ir construyendo paulatinamente espacios más seguros donde podamos defendernos unos a otros, ya que la unión de los vecinos es la mejor protección ante la delincuencia.  


*Antropólogo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada