jueves, 18 de julio de 2013

Los absurdos de la economía mexicana en 2013

Aurelio Cuevas*

PEMEX sigue estando como parte importante de la
economía  mexicana.
Foto Antonio Fonseca
Desde hace un tiempo existe una conducta esquizofrénica de la economía del país, fenómeno que prosigue con la actual administración peñista. Hay un mayor rezago en el crecimiento económico a pesar de que en junio de  2013 las reservas del Banco de México pasaron a ser de poco más de 166 mil millones de dólares (mmd), o sea aumentaron dos terceras partes en relación a 2010 cuando ascendían a 100 mmd.

¿Cómo se explica esto? Las causas de ese incremento son tres: la más importante es el alza de los precios de exportación del petróleo, seguida por el aumento de la deuda externa contraída por el gobierno, y por último las operaciones de divisas en la bolsa de valores. Además, hay que considerar que los ingresos por exportación de petróleo en este año se mantendrán arriba del cálculo presupuestal. Al parecer todo debería ir viento en popa.

Se puede argüir que hay nubes negras en el horizonte: el pronóstico de que en 2014 bajará el precio de exportación del crudo debido a la disminución del precio de venta por barril y de la cantidad de barriles exportados. Otra cosa negativa más cercana es que en lo que va del 2013, el Banco de México retiró de la circulación 75 mil millones de pesos (mmp) para mantener baja la inflación (aunque tal medida enfríe la economía). Y para colmo en el primer trimestre de este año se fugaron del país capitales por 20 mmd porque disminuyeron las previsiones de ganancias de muchos inversionistas.
  
Si bien desde hace varios años la clase gobernante argumenta que Petróleos Mexicanos (PEMEX) requiere de inversión privada extranjera porque “no hay recursos para su modernización” (en referencia a la exploración y explotación de nuevos yacimientos de crudo), tanto este sobado discurso como el anuncio de medidas para seguir privatizando la paraestatal se intensificaron desde que el partido tricolor retomó las riendas del poder.
Pero se opaca el hecho de que PEMEX perdió más de 10 mmp en la compra que hizo en 2011 de acciones de su homóloga española Repsol, y en fechas posteriores dicha situación se repitió cuando la paraestatal realizó en secreto un contrato por 1,600 millones de dólares con astilleros gallegos en quiebra para construir hoteles flotantes.

Pero las malas noticias no paran allí: hacia fines de junio se divulgó que se habían perdido por dos meses seguidos 155 mmp de los ahorros de los trabajadores manejados por las Afores (Administradoras de fondos para el retiro). Esto se debió a la salida de  5 mmd de inversiones extranjeras tras que la Reserva Federal del Tesoro de Estados Unidos anunció que suspendería su plan de estímulos económicos, lo cual en nuestro país provocó la baja del valor de bonos y acciones no respaldados en dólares.   

¿Cómo entender entonces lo dicho y lo hecho por las cabezas del gobierno? Por un lado anuncian una y otra vez que la economía nacional marcha con vigor, pero esto se desmiente cuando no se evita la enorme sangría financiera  que la misma viene sufriendo desde hace largo tiempo.

Lo mencionado refleja una profunda irracionalidad: se deja ir capital nacional que es indispensable para mejorar la calidad de vida del grueso de los mexicanos, y por otro lado los conductores del país mendigan en todos los foros extranjeros la necesidad de inversiones foráneas para acceder al desarrollo. ¿Habrá posibilidad en algún momento próximo de romper este círculo vicioso?  
*Sociologo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada