jueves, 29 de agosto de 2013

La importancia de la apropiación del espacio tlatelolca.

Oscar Suastegui*
Vecinos del edifcio Matamoros se ha apropiado de los jardines de su alrededor**

Vivimos en Tlatelolco, pero ¿en realidad hemos hecho nuestro este lugar?

Si caminamos un día por los andadores de la unidad, podemos ver una gran cantidad de espacios deteriorados, hongos sin pintar, maltratados, sucios, entradas sin luz, sin mosaico o techumbre, puertas desgastadas, ‘interfones’ sin funcionar y un sinfín de detalles que saltan a la vista de cualquier visitante, sin embargo a nosotros nos parece normal dicho estado.

“Los vínculos que las personas establecen con los espacios han sido objeto de análisis desde múltiples perspectivas. El apego al lugar, la identidad de lugar, la identidad social urbana o el espacio simbólico urbano son algunos de los principales conceptos con que se abordan procesos que dan cuenta de la interacción de las personas con los entornos y sus principales efectos.” (Tomeu Vidal Moranta y Enric Pol Urrútia en: Anuario de Psicología 2005, vol. 36, nº 3, 281-297; Facultat de Psicologia Universitat de Barcelona)

Como lo refieren Vidal y Pol, se debe crear un vínculo con tlatelolco, sería fácil decir que dicho vínculo ya existe, sin embargo, ¿será el mismo vínculo el que han creado las personas que han habitado aquí por largos años (por lo menos desde antes de 1985), a las nuevas generaciones de vecinos que llevan aquí cinco o diez años?, e incluso ¿puede haber una diferencia entre estos últimos y aquellos que llevan uno o dos años?

No todo es miel sobre hojuelas, pero tampoco todo es tempestad. Hay ejemplos muy claros de espacios que si han sido apropiados por la gente, reciclados, por decirlo de alguna manera. Por mencionar uno de ellos, el Huerto Urbano Tlatelolco, en la huella del edificio Oaxaca. Han sido ya un número notable de voluntarios que con su trabajo y esfuerzo se han dedicado a hacer suyo ese lugar, con su trabajo y dedicación han recuperado el espacio que durante mucho tiempo permaneció abandonado y a merced de lo que la autoridad creyó útil. Pero no es el único caso, hay otros como el pequeño huerto que la Unidad de Vinculación Artística de la UNAM ha generado en sus cursos, los jardines frente a los diversos negocios que son limpiados y mantenidos por dichos locatarios.

Por otro lado la apropiación del espacio es una forma de entender la generación de los vínculos con los “lugares”, lo que facilita comportamientos ecológicamente responsables y la implicación y la participación en el propio entorno. Entendido de esta forma, el entorno “apropiado” deviene y desarrolla un papel fundamental en los procesos cognitivos (conocimiento, categorización, orientación, etc.), afectivos (atracción del lugar, autoestima, etc.), de identidad y relacionales (implicación y corresponsabilización). Es decir, el entorno explica dimensiones del comportamiento más allá de lo que es meramente funcional.”.

Es importante para la conservación de la Unidad Habitacional, que tanto viejos como nuevos habitantes nos hagamos responsables de aquellos espacios que nos corresponden como comunidad, “todos vivimos, todos apoyamos” debe ser un mantra con el cual regir nuestra convivencia, pues al final de cuentas, estos espacios nos han visto ir y venir, crecer, conocer, querer, en fin, nos han visto vivir.

*Arquitecto paisajista


**Derecho de Réplica:

A quien corresponda: buenas tardes, mi incursión en este sitio se debe a que en el Número 71 se “Vivir en Tlatelolco” que corresponde a agosto del 2013 en el reportaje de La importancia de la apropiación del espacio tlatelolca, aunque en el texto se entienda que es una forma de entender la generación de ví­nculos con los lugares según cita el texto y que facilita comportamientos ecológicamente responsables; los vecinos del edificio Matamoros levantamos la mano para que se señale que no nos hemos apropiado de las áreas verdes como lo señala al pie de la imagen publicada en dicho artí­culo de la página 11.
Simplemente hemos tratado de mejorar la imagen y efectivamente tratar de crear un comportamiento responsable en estos espacios que dan vista, tranquilidad y aire limpio pero sin apropiarnos de nada porque todos vivimos aquí­.

Gracias. Atentamente:  Alberto Galindo y vecinos del edificio Matamoros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada