lunes, 4 de noviembre de 2013

Origen de las pensiones en México

Los olvidados. . .
“Sin duda, el Creador escoge a sus siervos al nacer, o quizá incluso antes de nacer” Taylor Cadwell

Por Victor Sanjuan


Sociedad mutualista en Necaxa


En 1860 llegaron a México las primeras plantas de electricidad. A las zonas mineras y a grandes ranchos del país. En 1875, la Corona Británica le solicita al presidente Porfirio Díaz una concesión para generar, transmitir, distribuir y comercializar energía eléctrica en el centro del país. El gobierno mexicano la concede y en 1880 inicia la construcción de cinco presas en la sierra norte de Puebla conectadas entre sí para captar la lluvia.


Este complejo fue construido por indígenas. Para la obra mecánica y eléctrica trajeron obreros ingleses, franceses, alemanes, españoles, canadienses etc. que eran soldadores, paileros, etc. Impactante fue para nuestros indígenas conocer las láminas de acero, los tanques de carburo para los cortes y las máquinas soldadoras.Les tenían miedo.

Y un día accidentalmente estallaron estos tanques, cortando la vida de varios y lastimando gravemente a otros. La reacción de los nuestros fue correr hacia el cerro y refugiarse. Sus líderes dieron órdenes de no acercarse. El comportamiento de los trasnacionales era como siempre, la indiferencia toral. Pero reaccionaron cuando vieron la decisión de los nuestros de no trabajar.A un obrero irlandés que era apreciado por los nuestros, se le ocurrió proponerles a los indígenas una salida al conflicto.

Les propuso crear una sociedad mutualista. Les explicó que si todos aportaban una pequeña parte de su salario tendrían recursos para atender un accidente o ayudar a sus familias en caso de fallecimiento. Los nuestros aceptaron y regresaron a trabajar. Esta sociedad nació en 1884, el irlandés fue registrando religiosamente cada aportación de los trabajadores, comunicándoles permanentemente a cuanto ascendían los ahorros. En 1914 en el año más convulsionado de la Revolución deciden estos trabajadores  crear su agrupación obrera, “El Sindicato”, desde luego a escondidas del gobierno.

Y 20 años después en 1934, estos mismos trabajadores discutían con la empresa The Mexican Light and Power su primer Contrato Colectivo de Trabajo. Y en esa discusión le solicitan a la empresa que jubile a los trabajadores a los 30 años de servicio. . .la respuesta fueron carcajadas con sarcasmo.  Los sindicalistas guardaron silencio y esperaron a que imperara la cordura y señalaron: (sic) “. . . señores representantes de la empresa, nuestros compañeros después de los 30 años de servicios viven en promedio 3 años más. Por lo que les solicitamos  que los separen a los 30 años de servicios y nosotros el sindicato se encargará de pagar puntualmente su salario. . .” se hizo un tenso silencio, se hablaron al oído y respondieron que aceptaban.

El Sindicato pago las jubilaciones de 1934 a 1941. En 1941 Hitler invade Europa. Los ingleses aseguraban que allá no llegaría. Calcularon mal. La reina Victoria gira instrucciones a todas las empresas británicas del mundo para que envíen estas sus ganancias a Londres para fabricar rifles, balas, cañones, barcos y aviones para defenderse. Entre estas empresas estaba la Mexican Light. Está, manda todas sus ganancias a Londres y se queda en México sin dinero.

El Gerente de la empresa voltea a ver el fondo de los trabajadoresy estos responden celosamente. El gerente va al grano y le propone al Sindicato que si pone su fondo de reserva en manos de la empresa, esta se responsabiliza de pagar las jubilaciones de los trabajadores.La propuesta deja atónitosa los trabajadores. Sin embargo, deben dar respuesta, organizan sus respectivas asambleas y aceptan. Dejando perfectamente plasmadas las condiciones en el Contrato Colectivo, cual es la aportación de cada trabajador y cuál es la de la empresa. Se da libertad a la empresa para invierta estos ahorros en la misma y se compromete a entregar un estado financiero de este fondo cada año.


La empresa cumple cabalmente el compromiso hasta el año de 1960. Ese año López Mateos decide nacionalizar el sector y le comunica a la Reina de Inglaterra la intención. Su majestad reconoce la decisión y le comenta: “Sr. Presidente, estamos de acuerdo. Sin embargo, tenemos un compromiso con el SME, ellos nos dieron la mano en los momentos más difíciles de nuestra historia”. López Mateos responde, madame respetaremos el compromiso. . .

El IMSS, el ISSSTE, ISSFAM, ISSEMYN, PEMEX, CFE, TELMEX, y 97 sistemas más siguieron el ejemplo.

¡Lo que sigue es otra historia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada