miércoles, 4 de junio de 2014

Del bando de Policía y buen gobierno

Alejandro Fonseca
Cholula, Pue. 12 de Abril 2014

Presentación del Bando de policía y buen gobierno.
         A principios de los años 70 sí que era seguro Vivir en Tlatelolco. Tan seguro que hasta hacíamos teatro al aire libre. Me acuerdo de una ocasión en la que estábamos ensayando  una obrita de teatro (Ron cigarrillos y usted), creo que en el cuadro que está entre el Ezequiel Chávez y el Guillermo Prieto, y hubo un policía al que no le gustó lo que hacíamos. De alguna manera nos ordenó que suspendiéramos nuestro ensayo o nos “remitiría a la comandancia ya que estábamos alterando el orden público”. Ya no éramos unos niños y le pedimos que nos explicara de qué manera alterábamos el orden y en qué se basaba. Entonces sacó de su bolsillo un librito, del que nos leyó un artículo relacionado con el tema. No nos convenció y como seguimos con nuestra actividad, amenazó con ir a buscar apoyo y regresar para imponer el orden. Nunca regresó.

                La anécdota viene a cuento porque mi propósito es hacer propuestas concretas para recuperar la seguridad en Tlatelolco. Qué era el librito que sacó el policía en aquella ocasión. La ciudad de México todavía no estaba dividida en Delegaciones, seguramente era algún equivalente para el Distrito Federal del Bando de policía y buen gobierno. Pero ¿qué es eso? La Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos establece en su artículo 115 fracción II, que los municipios están investidos de personalidad jurídica y manejarán su patrimonio conforme a la ley.
Dice además, que los ayuntamientos tendrán facultades para aprobar, de acuerdo con las leyes en materia municipal que deberán expedir las legislaturas de los estados, los bandos de policía y buen gobierno, los reglamentos, circulares y disposiciones administrativas de observancia general dentro de sus respectivas jurisdicciones, que organicen la administración pública municipal, regulen las materias, procedimientos, funciones y servicios públicos de su competencia y aseguren la participación ciudadana vecinal.

                En la Delegación Cuauhtémoc, a la que pertenece Tlatelolco, debe existir algún equivalente del Bando de policía y buen gobierno. ¿Lo conocemos? Una primera obligación de ciudadanos responsables es  la de conocer este tipo de ordenamientos legales. Así sabremos cómo interactuar de manera más efectiva con nuestras autoridades. En mi próxima entrega hablaré de lo que considero es el policía ideal para una colonia como Ciudad Tlatelolco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada