viernes, 6 de junio de 2014

¿Culturizar la Zona Rosa?

Escultura: "Madre e hijo" se encuentra en la calle de Génova casi esquina
 Reforma, en la Zona Rosa colonia Juárez, D.F.
Foto: Antonio Fonseca 
“La cultura engendra progreso y sin ella no cabe exigir a los pueblos ninguna conducta moral”José Vasconcelos
Por José Alfonso Suárez del Real y Aguilera
El pasado 19 de mayo, el gobierno de nuestra Ciudad dio a conocer una Declaratoria de Necesidad a través de la cual concesionó el “uso, aprovechamiento y explotación de 116 mil m2”, correspondientes a un polígono conformado por parte de la Avenida Chapultepec y la vía pública circundante a la glorieta de Los Insurgentes.

El instrumento, signado por el Oficial Mayor y los secretarios de Desarrollo Urbano y Finanzas del gobierno del Distrito Federal, considera una serie de ejes que sustentan la reclasificación de este polígono en un Área de Desarrollo Económico (ADE), equivalente a los Bussines Improvment District (BID) aplicados en las ciudades sajonas, y presentado en nuestra Ciudad por el constructor de la Torre Mayor, el canadiense Paul Reichmann, como una alternativa de desarrollo integral a los procesos de redensificación de la ciudades.

A lo largo de los considerandos, se reconoce la importancia de la Zona Rosa como un “espacio urbano, turístico y de entretenimiento surgido desde los años 50” y, como suele ocurrir con los razonamientos sustentados en intereses meramente económicos, se esgrime a la cultura como un atractivo rentable y no como una expresión social representada, por ejemplo, en el hito del “Mural Efímero” que Cuevas realizó una tarde del 8 de junio de 1967 en la esquina de las calles de Londres y Génova, histórica manifestación cultural que consolidó a la Zona Rosa como epicentro intelectual de toda aquella época que le dio nombre y prestigio mundial.


Quienes consideran a la Zona Rosa producto del “marketing”, exhiben carencias analíticas y sociológicas que, -como expresaba el Sr. Reichmann-, pueden desarticular un proyecto urbano en el cual el ser humano, el colectivo vecinal, son y deben ser el eje rector del conjunto; y es en este contexto que se pretende integrar a las colonias Roma y Juárez a través de una “Rambla” -que corre por la avenida Chapultepec-, al tiempo de “recuperar la actividad cultural de la Zona Rosa”, por la vía de la imposición de “una calle completa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada