jueves, 24 de julio de 2014

Don Félix Fortunato Bernabé: Tlatelolca de corazón

Entrevista

Por Naela Herrera

Don Felix Fortunato Bernabé

Don Félix Fortunato Bernabé nació el  11 junio 1917. Es vecino de la Unidad desde 1950. El comenta que tenía unos amigos que vivían en la calle de Allende, casi esquina con Nonoalco y un día le comentaron que se iban a cambiar de casa y que si quería le podían traspasar , el accedió con gusto para cambiarse pues le gustaba la zona. El trabajaba  en el Estado de México pero había un camión que lo llevaba hasta allá.

Nos comenta que en su infancia la primaria se iniciaba cuando tenían 8 años y sólo duraba 4 años. Ya desde entonces  le gustó el deporte, a  los 9 años aprendió a jugar beisbol, y dice que  hacia sus pelotas de madera y las forraba de trapo.  Dice que tuvo un buen maestro que parece que se llamaba Martin Bautista, y nos aclara que el maestro es estudiado y profesor es alguien que da clases pero no está estudiado para eso. Y que era muy buen maestro pues los preparó muy bien en la escuela y que sabía muchas cosas.

Cuando llegaba del trabajo venía a caminar al parque, ya sea de mañana o por la tarde.  Le gustaba jugar beisbol cuando era niño y de joven, pero luego su maestro de la primaria le enseño a jugar básquetbol y le gustó tanto que lo jugó hasta los 65 años. Comenta que  también corrió en las carreras para los trabajadores los días 20 de noviembre en relévos y que a  él tocaba la parte de la montaña.

Don Félix viene casi todas las mañanas a dar su vuelta al jardín de Santiago y al tiempo que camina, con una varita en mano, va retirando la hojarasca o la basura que se atora en los arbustos. Dice que es bueno para los pulmones y el cerebro  aspirar el aroma matutino de las plantas pues estas oxigenan al organismo. Dice que el rocío de las plantas con el sol matutino hacen un vapor y este se transforma en oxígeno, por eso él pasa agitando los arbustos, para oxigenarse.  Con una sonrisa a flor de labios saluda a todos los que pasamos a su lado. Tal vez el no viva dentro de la Unidad, pero se siente Tlatelolca de corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada