martes, 22 de julio de 2014

La milicia rural de Michoacán: las autodefensas.

Especial  para "Vivir en Tlatelolco"

“Nos regalan miedo para vendernos seguridad”

Por Mónica Vázquez Delgado

“En este mundo capitalista, Peña Nieto es un peón de los países del poder”

Alfredo Castillo junto a comandantes de la nueva policía rural de Michoacán encabezados por Estanislao Beltrán ,Papa Pitufo. Foto: Miguel Dimayuga.Revista Proceso.
Entrevista a Carlos Fazio.
Carlos Fazio, periodista y autor del libro El terrorismo mediático. La construcción social del miedo en México, comentó que las autodefensas en Michoacán fueron y son el “laboratorio” de Peña Nieto para legitimar sus estrategias de seguridad.
El 24 de febrero de 2013, los medios de comunicación informaron que en Michoacán se estaba generando un fenómeno social: las autodefensas.En febrero de 2013, Francisco López Bárcenas, abogado en derechos indigenistas escribió en La Jornada su artículo “Policías comunitarias, grupos de autodefensa y paramilitarismo”, que las policías comunitarias pertenecen a la estructura de los pueblos, ligado al convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), mientras que las autodefensas se originaron en el siglo XIX, cuando se instauró el Estado liberal, provocando despojo de tierras y privatizando los recursos naturales.

Para Carlos Fazio, la campaña de Peña Nieto en materia de seguridad busca mostrar un “sistema pacífico”, después de la implantación del terror con el calderonismo.El inicio de la estrategia de seguridad de Peña se legitimó con la visita de Obama a México, en el     Museo de Nacional de Antropología, donde habló de un “nuevo” partido, con ideas económicas prometedoras, es decir, el presidente estadounidense vino hacer propaganda a su homólogo mexicano.
El discurso de la seguridad mexicana se venía mencionando a “escondidas”, con poco énfasis en las noticias de la prensa nacional. Se sabía que Oscar Naranjo, exdirector de la policía de Colombia, se hallaba en nuestro país para presidir, lo que se sigue planificando, una gendarmería.
De marzo a abril 2014, en Michoacán empieza una “tregua” entre las autodefensas y el gobierno, anunciada por el comisionado Alfredo Castillo. A partir de esta “unión”, las noticias nacionales se convirtieron en “elogios institucionales”, al edificar la relación policía-comunidad, con la cual se estaban atrapando líderes del narcotráfico.
El puerto Lázaro Cárdenas, que tiene salida hacia el Océano Pacífico, representa la mayor vía de comercialización nacional, además es uno de los estados con mayor producción de aguacate, limón y minerales, mismos que son expropiados por empresas chinas.
El 26 de diciembre de 2013, Proceso publicó un reportaje notificando26 conflictos sociales en México debido a temas ambientales y despojos territoriales por el cambio de suelo, violaciones a derechos humanos; cifras calculadas por la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México (CDPIM). Los estados, donde mayor se había registrado problemáticas de desplazamiento y migración eran: Estado de México, Michoacán, Morelos, Puebla, Querétaro y Veracruz.

¿Qué pasó en Michoacán?
En nuestro país siempre han existido diferentes grupos civiles armados, debido a la ausencia del Estado en las tareas que la constitución le mandata. Michoacán tuvo una experiencia anterior de civiles armados en Cherán, la comunidad que se alza en armas ante el acoso de los talamontes. Es un estado importante por la producción minera, de aguacate, limón y  también de residencia del narcotráfico, por tal razón, parece incongruente que la policía y la Marina estuvieran aparentemente ausentes en los acontecimientos de inseguridad que protagonizaban los narcotraficantes.
¿Cuál es su hipótesis para explicar este fenómeno?
Michoacán es “laboratorio” de Peña Nieto para la seguridad, pretende acabar con las autonomías y reivindicar mediáticamente que en México hay Estado de derecho.
¿Qué era Michoacán con Calderón?
La Familia Michoacana y Los Templarios instalaron en el sexenio anterior una violencia irracional planificada para generar terror. Hubo desplazamiento forzado. Peña instrumentalizó las autodefensas para anteponerlos a Los Templarios.
Lo que estamos viendo es una guerra encubierta, arman grupos civiles para instrumentalizarlos con otros fines por una campaña de intoxicación y distracción masiva, grupos creados por el Estado para confundir el terreno. Es una política de contrainsurgencia para enfrentar civiles contra civiles y facilitar la reorganización del territorio como mercancía y productos que hay en esa tierra.
Hemos tenido sexenios del imperialismo del despojo, solidificando  el capitalismo en los recursos naturales. Un discurso priista que intenta  posicionarmediáticamente a México como potencia emergente.
¿Existe estrategia de seguridad por parte de Peña?
 En campaña, Peña no abordó el tema de los grupos criminales, hasta el doce de junio de 2012, 20 días antes de la elección cuandoThe New York Timespublicó su editorial acerca de las interrogantes de cuál sería la política contra el narcotráfico por parte del entonces candidato. Él sabía que tenía que disciplinar las políticas de Calderón, así que menciona a Oscar Naranjo como su asesor de seguridad, el colombiano catalogado por EEUU como “el mejor policía del mundo”, durante la guerra contra los narcotraficantes en ese país.
Y es bien sabido que Naranjo sabe articular grupos criminales con estructuras del Estado; en México se está dando una colombianización.
El comisionado Alfredo Castillo, ¿también es parte de esta narrativa de seguridad priista?
Un viejo régimen que pretende hacer creer que su “cara” es joven. Funciona con alcaldes, instancias del ejército y en lugar de solucionar los problemas de seguridad, prefiere aliarse con los personajes de los conflictos. El PRI de Peña Nieto, como el de todos los expresidentes de ese partido, es la renovación de grupos políticos con empresarios y banqueros, donde esa reconfiguración se detalla en las contrarreformas, mismas que solo benefician a la plutocracia.
¿Qué sería la colombianización en México?
Formar milicias rurales. Esta acción junto con la de nombrar a Alfredo Castillo como comisionado fueron argumentos para decir que Michoacán se encontraba en violencia y necesitaba actuar el ejecutivo.
Una mujer michoacana fue detenida y declaró para la prensa que el ejército desde tiempo atrás salía a patrullar con los civiles, es decir,  ellos mismos les otorgaron las armas a la comunidad. Un proyecto de contrainsurgencia instrumentado por el ejército y la Marina.
Si la campaña de Peña Nieto en materia de seguridad era mostrar una “cara distinta” a la de Calderón, ¿por qué mientras se estaba “resolviendo” el problema en Michoacán, aparece de nuevo en los medios de comunicación la violencia en Tamaulipas, si Calderón ya lo había “resuelto”?
Michoacán es el modelo de seguridad de Peña Nieto. El puerto Lázaro Cárdenas es la imagen de este gobierno hacia el mundo, porque es base primordial para establecer negocios. China expropia las minas de Michoacán y está desafiando la economía estadounidense.
Tamaulipas significó para el gobierno, una frontera de interconexiones energéticas de México y EEUU. Su “reaparición” mediática como territorio de violencia le sirvió a Peña para argumentar que las “estrategias” de seguridad de Calderón seguían provocandoviolencia y  las acciones de este nuevo sexenio en Michoacán sí estaban funcionando.
Ambos mandatarios continúan con una política de desplazamiento forzado, de esta manera, las inversiones extranjeras tienen mayor apertura en los recursos naturales nacionales.
¿Cómo actuaron los medios de comunicación ante el inicio y desarrollo del fenómeno?
Como en todo: se posiciona un tema, se visibiliza y se pone en discusión frente a un grupo de “analistas” que los medios de comunicación institucionalizan. Lo que no dijeron es que Michoacán, en su estructura de “laboratorio”, estaba en una colombianización, por grupos paramilitares.
El 10 de mayo se  anuncia la alianza “autodefensas-gobierno”, ¿qué lectura significa este suceso?
Es una consolidación mediática del gobierno. Se logró inscribir las autodefensas en las milicias rurales. El gobierno se integró a las guardias rurales. Estas autodefensas “reciclaron” criminales, todo este fenómeno social se describe en paramilitarismo, colombianización, construcciones mediáticas, infiltraciones, negocios, armas, liderazgos. El gobierno construyó una milicia en comunidades rurales, una guerra de civiles contra civiles para provocar desplazamiento y así tener el territorio para la inversión extranjera y no se desarrollen grupo de civiles defendiendo sus recursos naturales como en Chiapas o Atenco.
¿Cuál será el futuro de estas “milicias rurales”?
Yo no hago futurología. Cuando termine esa fase de Peña, veremos qué sigue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada