lunes, 28 de julio de 2014

La privatizacion de la energía y los trabajadores mexicanos

Especial para "Vivir en Tlatelolco"



Por: Víctor Sanjuán González
23 de Julio del 2014

Hoy 23 de  Julio los diputados del PRI y PAN le cambian el nombre a los Fondos de Reserva para Jubilaciones por pasivos laborales y obligan a los ciudadanos a pagar  estas jubilaciones incrementando los impuestos. En el Senado 72 horas antes este tema se omitió.  Con esta conducta creen estos bribones que le han lavado la cara a quienes han dispuesto del dinero de los ahorros de los trabajadores para su jubilación. Los privados extranjeros y nacionales se llevan a PEMEX y a la CFE sin deudas, porque todas estas nos las cargan. Solo a PEMEX le absorben el pasivo (las jubilaciones) de más de $ 1´200,000,000,000.00 (1.2 billones, el FOBAPROA fue de $ 763,000,000,000.00) y a la CFE otro por $ 500´000,000,000.00 Con conductas y vocabularios obscenos  la mayoría de los legisladores en la Cámara de Senadores  nos impusieron una nueva ley energética (más bien un nuevo sistema económico) que pone contra la pared a nuestra sociedad y economía, además de dar legitimidad a la delincuencia organizada, creando un país de salvajes.

Pareciera que todo está acabado y terminado. Sin embargo, debemos aprovechar lo que tenemos a la mano para sobrevivir a esta catástrofe. Vendrá la consulta ciudadana, sumémonos a este esfuerzo y colaboremos con quienes lo dirigen.

Quienes tenemos una pensión o jubilación debemos contribuir con la sociedad para que todos sus miembros gocen como nosotros de esta condición. Recordemos que la gran mayoría de quienes logramos pensionarnos o jubilarnos, lo hicimos por el esfuerzo de otros hombres y mujeres que nos antecedieron. Y que fue el fruto de una revuelta social  que costó la vida a más de un millón de personas; movimiento al que denominamos REVOLUCION. Y lo que nos permitió obtener esta pensión que hoy cobramos fue que la REVOLUCION nos permitió ahorrar ya que ni ese derecho teníamos.

Ciudadanos de otros países también viven lo mismo. Elegantemente llaman CUENTAS INDIVIDUALIZADAS PARA EL RETIRO a la nueva forma de pensionarse. Sin embargo de los 51´000,000 millones de mexicanos que tiene esta cuenta solo podrá, pensionarse el 18 %, ¡que poca ma…  nifestación de ideas en estas leyes. Es preocupante la forma en que se expresan estos legisladores y sus aliados en el extranjero. Las protestas legítimas son reprimidas con violencia extrema, y ante la impotencia para detenerlas por parte de los gobiernos, sus representantes han llegado al grado de comentar en sus respectivas cámaras legislativas, que es necesario castrar a las mujeres del pueblo para impedir parirles y acabar de tajo con esa plebe.

Esa plebe, a la que se refieren somos nosotros, trabajadores, maestros, enfermeras, médicos, obreros, etc. En México, quienes en este momento tienen en su poder el dinero creen que nosotros los pensionados o jubilados nos otorgan limosnas o dádivas y que le costamos mucho al país. Tengamos presente que los últimos eslabones de nuestra sociedad, los trabajadores y los campesinos somos los que más hemos aportado a la grandeza de México. Desde luego que sin demagogia, los documentos así lo acusan.

Ahora bien, si ellos creen que nosotros lastimamos al erario público y al país, evitemos discutir, dignamente démosles la espalda y caminemos solos. Veamos entonces por nosotros y para nosotros. Nuestras pensiones obedecen a que durante un período largo de nuestras vidas ahorramos para este efecto en los fondos de reserva para pensiones o jubilaciones según sea el caso. Y con nuestros ahorros se financió la creación de PEMEX, CFE, IMSS, ISSSTE, ISSFAM, ASSA,  etc.

Iniciemos entonces nuevamente nuestros ahorros en conjunto. Evitemos a las autoridades de las Secretarías de Hacienda y del Trabajo y a las personas que integran estos gobiernos que desafortunadamente se han contaminado de corrupción y se sienten con el derecho de disponer de lo que hemos ahorrado. Miles y miles de trabajadores como nosotros están demandando sus pensiones ante los tribunales en legítima defensa. Y si nos comparamos con otros países, tomemos el ejemplo de Noruega, ellos tienen garantizadas sus jubilaciones para cinco generaciones y siguen aumentando sus ahorros día con día.

La Constitución y otras leyes  nos otorgan esa posibilidad. Recordemos que  nos dieron en una mejilla y pusimos la otra. . . y nos volvieron a dar.  Cuando estuvimos a punto de envestir a estos infames, nos recordaron otros buenos hombres que debemos perdonarlos, si es necesario setenta veces siete, lo que es lo mismo en forma infinita. Si tomamos la seguridad económica en nuestras manos estamos actuando con inteligencia, con madurez, sin violencia y en beneficio de todos y hasta esos bellacos que tanto daño nos han hecho posteriormente nos van a buscar.

Debemos crear el Fondo de Reserva para la Jubilación de los trabajadores mexicanos, asegurando una pensión digna a las generaciones que vienen detrás de nosotros. Hemos calculado que con una aportación mínima, con normas o condiciones de lo más sencillo se puede lograr,

¡PARA QUE NO SE OCUPE DE ELLOS EL DESAMPARO!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada