viernes, 24 de octubre de 2014

Libreta arquitectónica. Edificios tipo "M"

Mishell Altamirano

Impresionantes torres habitacionales, en su época, ejemplo de vivienda popular en América Latina, inspirada en la arquitectura desarrollada en Europa en la década o, de 24 niveles, desplantados en el cruce de las avenidas San Juan de Letrán y Manuel González, al noreste de la Plaza de las Tres Culturas. Son enormes edificios, con planta baja para uso comercial y vestíbulos de acceso. En conjunto con los edificios tipo K, conformarían la denominada Sección Señorial Tlatelolco, por ser edificios altamente lujosos.

Originalmente contendrían 20 niveles habitacionales, en los cuales se ubican 80 elegantes departamentos, cuatro por nivel. Constan de sala-comedor, cocina conectada al patio de lavado, baño completo, y de dos recámaras, la más grande, con baño privado, así como la posibilidad de segmentarla con tablarocao madera fina para convertirla en cuarto para servicio doméstico, gracias a la conexión que tiene con el Patio de Lavado, como estudio, o se puede acoplar una tercera recámara.

Cabe destacar que estos edificios no son semejantes a sus similares sobre el Paseo de la Reforma, ya que aquellas torres son del tipo “N”, muy diferentes a las que nos estamos refiriendo, al tener medidas de 16.70 mts. de ancho por 19.60 de largo; mientras que los edificios del tipo a tratar, oséa los “M”, cuentan con medidas de 18.40 por 22.60 metros, contando con departamentos más grandes que los anteriores.

Mediante un rediseño a los edificios, fueron construidos tres niveles más, para acoplar dos hermosos Pent-houses (PH), desde los cuales se pueden observar bellas panorámicas del Valle de México, contado con terraza privada, la cual rodea cada departamento. A estos condominios, se accede por el nivel 21, accediendo el cuerpo del departamento, revestido bajo unos magníficos ventanales de piso a techo, en donde se aloja una extensa sala-comedor con frente hacia San Juan de Letrán, cocina, y dos recámaras, la principal con vestidor y baño privado, así como otro más para uso general. Junto a la cocina, se acopló una escalera interna de servicio, la cual asciende pasando por el nivel 22, en donde se ubica el Cuarto del Servicio doméstico con baño completo,  hasta el nivel 23, la coronilla del edificio, donde fue acoplado el Patio de Lavado y tendido de cada PH.

Todos los niveles se encuentran comunicados entre sí mediante un conjunto de dos ascensores, con parada en cada nivel, y por una escalera general.A diferencia de muchos otros edificios, por su carácter de edificios residenciales, cada departamento cuenta con acceso directo a los cubos de basura, mismos que desembarcan en estanques alojados en los costados de los edificios.
En total, fueron sembrados cinco edificios de este tipo: dos del lado de la UH3 (Chamizal y Atizapán) y tres restantes en el lado de la UH2 (Revolución de 1910, 5 de Febrero y 20 de Noviembre), dando un total de 410 condominios alojados en estas flamantes torres habitacionales.

Los departamentos, estaban decorados bajo una lujosa calidad en terminados: se recubrieron los muros de estancias y recámaras a base de maderas finas, y los techos fueron pintados sobre yeso; se usó cerámica y mosaico veneciano en paredes, y esmalte en techos de cocina y baños; pisos de parquet en todo el departamento. Pent-houses con ventanales de cristal, así como pretiles con terminado en mosaico veneciano y barandales de metal en color negro para terrazas. Terminado en veneciano en pretiles y piso de concreto para patios de lavado. Se hallaban equipados con calentador de agua automático, cocina con estufa de gas y fregadero, lavadero en patio de servicio, closets armados. Los baños se encuentran amueblados, contando con tina en los principales de cada departamento. Conexiones para TV y teléfono. Puertas de acceso con cerrojo, e interiores, a base de maderas finas. En las áreas comunes privadas, se utilizó piso de parquet en rellanos de escaleras y vestíbulos. Recubrimiento de mármol negro en ascensores, con puertas mecánicas de metal. Delimitación de madera en escaleras, con puertas del mismo material y cerrojos en cada nivel. El lobby de acceso en planta baja, delimitado por una puerta de acceso de cristal, fue decorado con fuentes y jardines, y se encuentra tapizado con un flamante piso de mármol, e iluminado elegantemente. El lobby cuenta con servicio de recepcionista. 

En ambas fachadas, se ocupó marcolita en combinación de la manguitería de color negro, y cristal en ventilas. Coronilla del edificio, recubierta con mosaico veneciano en color azul. Las cabeceras tenían acabado en mosaico veneciano transparente, servicios ocultos tras un elegante acabado de celosía en color rojo. Estanques para basura de concreto en color negro, con puertas de metal del mismo color. Marquesinas en planta baja sobre pasillos frontales, recubiertas con placas de aluminio, e iluminación en loza.


Durante 1985, estos cinco edificios resistieron perfectamente la onda sísmica del 19 y 20 septiembre; el desplome fue ligero a comparación de otros edificios, y la estructura se encontraba en perfecto estado, tanto así que los edificios 20 de Noviembre y Atizapán, sirvieron como edificios de recepción  a vecinos de otros edificios en reconstrucción, entre ellos el Tamaulipas, sin ser reestructurados. Los edificios existentes, Revolución de 1910, 5 de Febrero y Chamizal, fueron reestructurados entre 1987 y 1989, y se estaba negociando con los vecinos de los otros dos edificios, el inicio de las obras, las cuales nunca se llegaron a realizar. Durante el gobierno de Salinas de Gortari, por asuntos netamente políticos, y en un perfecto estado estructural, a punto de iniciar obras, incluso en la torre 20 de Noviembre ya habían iniciado con el ensanchamiento de la cimentación, ambos edificios fueron demolidos abruptamente, mediante un peritaje engañoso de la SEDESOL, sucesora de la SEDUE, que indicaba que por encontrarse en esquina, corrían riesgo de derrumbe. El 20 de Noviembre fue demolido en 1993, y el Atizapán, es iniciado a demoler en abril de 1994. El 28 de febrero de 1995, siendo terminadas las obras de demolición, sin limpiar y adecuar el terreno de este último edificio, en el Diario Oficial de la Federación SEDESOL, se anuncia la abrogación el Acuerdo que crea el órgano administrativo desconcentrado denominado "Programa de Reconstrucción de la Unidad Habitacional Adolfo López Mateos, Nonoalco-Tlatelolco”, anunciado el 29 de noviembre de 1994, entrando en vigor el acuerdo a partir del día 30 de noviembre, es decir, el último día de gobierno de Salinas de Gortari, siendo secretario el Lic. Carlos Rojas Gutiérrez.


            Después de recalcar el perfecto estado de conservación de los edificios de este tipo, agotado el espacio, no me queda más que despedirme. Así que si Dios y usted nos lo permiten, nos leemos en Noviembre, un mes especial, donde hablaremos de los edificios del tipo “N”, no queriendo indicarles que termina esta libreta, seguirá pues aún hay muchos datos que platicar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada