martes, 14 de octubre de 2014

Presencia politécnica en Tlatelolco

Aurelio Cuevas
Vocacional 7 en Tlatelolco 1966 Foto Harold Mayer
En los primeros tiempos del moderno Tlatelolco el inmueble que albergó la Vocacional 7  (inaugurada en noviembre de 1964 por el Presidente Adolfo López Mateos)fue un importante centro gravitacional de la vida colectiva en la zona. No era para menos ya que la escuela estaba situada en la parte norte del perímetro de la zona arqueológica y a un costado de la Plaza de las Tres Culturas.
Cerca de la “Voca”, en el lado poniente de lo que es hoy el Eje Central (antes llamado Avenida San Juan de Letrán), se hallaban la Prevocacional 4 (secundaria perteneciente al Instituto Politécnico Nacional) y las secundarias oficiales 16 y 83. Estas tres últimas escuelas –ubicadas en los bordes del parque “La Pera”-  y la primera crearon en los años 60’s un intensobullicio juvenil cotidiano en una importante área de Tlatelolco.

Como alumno de la Secundaria 16 y habitante de la entonces flamante Unidad -concretamente de la 3ª sección-llegué a transitar infinidad de veces por el andador ubicado entre la vocacional y la zona arqueológica, y cuando volteaba la mirada hacia el plantel veía a grupos de estudiantes o parejas charlar animadamente y asomarse por las partes descubiertas de los pasillos hacia los vestigios prehispánicos, el edificio blanco que ocupaba la Secretaría de Relaciones Exteriores (hoy centro cultural de la Universidad Nacional) y –al fondo-  la Torre Latinoamericana y la zona montañosa del Ajusco.

En los días de feria del patrono de la Iglesia de Santiago, que se realizaban sobre la Plaza de las Tres Culturas, los politécnicos solían crear cadenas humanas que de modo temerario corrían de un lado a otro de la explanada  empujando a los asistentes y pasando sobre los puestos de venta provisionales; tal hecho junto con la aparición del “torito” y el lanzamiento de los fuegos pirotécnicos desde  el templo generaba un ambiente festivo y nada solemne que –en lo personal- no había percibido en algúnespacio público.

Con la llegada del “68” el papel de la vocacional en los hechos localesfue  sobresaliente: el secuestro de camiones públicos, el cierre de la Av. San Juan de Letrán, y-antes del 2 de octubre- la realización de mítines y enfrentamientos con la fuerza pública. En concreto mi secundariafue visitada en los primeros días del movimiento por los politécnicos para denunciar las agresiones de los granaderos a sus compañeros en la Ciudadela. Nuestros maestros nos hablaron de sus temores de que algo grave sobrevendría…y no les faltó la razón.

Tanto la Vocacional 7 como la prevocacional que se hallaba en la Unidad cerraron sus puertas después del movimiento; la construcción que albergaba a la primera, con un diseño arquitectónico avanzado (aulas, auditorio, talleres, pista de carrera…) fue abandonada durante un buen tiempo. Años después la misma fue ocupada por un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social que dejó de operar hasta una fecha reciente.

Si bien destacados politécnicos se opusieron al derrumbe de la vocacional por haber sido un lugar significativo en el movimiento estudiantil de 1968, su demolición se llevó a cabo. Del complejo original hoy solo quedan el auditorio (conocido ahora como Teatro “Isabela Corona”) y el inmueble del área de talleres (adaptado como oficina del DIF para Apoyo a Personas con Discapacidad).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada