jueves, 10 de marzo de 2016

Con A de aunque crezca, no te olvido

“La ciudad: un recipiente de experiencias
y memorias sociales”. (La ciudad en la historia


Por Mónica Vázquez Delgado

Es domingo y todavía no se esconde el sol, aún puede apreciarse la calle donde jugabas cada seis de enero o la tienda, el lugar donde se citaban los amores de secundaria; la iglesia que es recordada por las ferias más que por recitar el “por mi culpa, por mi culpa”; la cuadra que separaba las porterías. Conoces al vecino con el que fuiste en la secundaria, pero ahora está casado y con tres hijos, o la vecina que traía la falda de cuadros arriba de la rodilla después de clases. Las secundarias cercanas que ocasionaban peleas a la salida. Las siete de la noche y ya sabes que está saliendo el pan del horno, porque la panadería desprende su olor en todas las calles. La vecina gruñona de 50 años que ahora te saluda y camina con dificultad; también es inolvidable  la vecina que sabía toda la vida de todos y salía temprano a barrer la cuadra  sólo para escuchar las conversaciones.
Todo eso y más lo recuerdas porque naciste en esa cuadra y porque la calle 12,11 o como se llame, no es la calle 12 u 11, es el recipiente de tus memorias y experiencias…¿no?


Foto: Antonio Fonseca. Edificios 2a sección visto desde la Torre del Centro Cultural Universitario Tlatelolco


 Martha Rizo, investigadora en temas de la ciudad y la comunicación, en su texto La ciudad como objeto de estudio de la comunicología, describe que existen tres aspectos por los cuales los lugares se convierten en narrativas e historias de vida:

Ø  La expresión: todas las manifestaciones artísticas.
Ø  Difusión: medios de comunicación que emergen de organizaciones sociales.
Ø  Interacción: la construcción de relaciones sociales a través de áreas verdes y recreativas de la ciudad.
Por lo tanto, las calles adquieren otro significado desde que te reunías con los amigos a jugar o cuando terminabas la tarea temprano para salir a platicar con los vecinos que creciste.

La comunicación es base del estudio para la ciudad, las relaciones sociales que hiciste durante tu infancia o adolescencia nombran la cuadra o esquina de tu casa.
Como explica Martha Rizo, las interacciones citadinas son primordial para entender que los edificios no son sólo estructuras de cementos y varas, también son construcciones de historias, recuerdos que no hubieran podido ser sin efectuar la comunicación.

En mayo 2015, la artista español Beatriz Ruibal expuso su video arte Skylineen el Centro Cultural de España en México (CCEMx); eran una serie de videos donde la cámara recorría edificios españoles desde la puerta hasta la azotea, mientras se escuchaba narrar a los residentes sobre lo que significada cada piso, las escaleras y la parte de arriba, donde las antenas se amontonan de cada vecino.

Es entonces que la ciudad es un contenedor de palabras mezcladas intentando reencontrar las historias que se escribieron en algún tiempo, en algún momento y en una plática no tan lejana de la cuadra.

“Digamos que uno no tiene por qué  amar aquel lugar al que pertenece,  sino que uno pertenece a los lugares que ama.”José Manuel Fajardo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada