martes, 1 de marzo de 2016

No más feminicidios en Tlatelolco

Miguel Ángel Márez Tapia*

El pasado 6 de diciembre en el edificio Presidente Juárez se encontró sin vida a una mujer adulta mayor que vivía en su departamento 413 de la entrada D, ella de nombre Luz María Luna tenía 87 años, no se encontraba en estado de abandono, sino mantenía contacto cercano con sus familiares, ellos también viven en el mismo edificio; precisamente la relación cercana con sus familiares motivó la extrañeza por su ausencia, por lo que se procedió a abrir la puerta del departamento antes mencionado y dar cuenta de la trágica realidad que se alojaba en el interior, sobre el piso de la sala yacía su cuerpo y éste presentaba múltiples heridas por arma punzo cortante.
Presidieron la reunión de seguridad 14 de diciembre 2015 en el Teatro "Antonio Caso"

Este hecho se suma a tres feminicidios previos en Tlatelolco, como son los casos trágicos en el edificio 7 ISSSTE de la Primera Sección, así como en el edificio Sinaloa en la Tercera Sección en el 2014, mientras que en enero del 2015 fue en el edificio Sonora, ahora se suma este hecho en el edificio Presidente Juárez. Los últimos cuatro feminicidios en la Unidad eran mujeres adultas mayores.

El feminicidio más conocido en Tlatelolco fue el caso de la joven descuartizada solo seis pisos arriba que Luz María, en el departamento 1014 que cortaría la vida de Sandra Camacho de 19 años, que a mediados de 2013 se encontraron sus restos regados entre los edificios cercanos al edificio Presidente Juárez y que las diligencias para la captura de Javier Méndez Ovalle duraron más de un año.

Este lamentable recuento de feminicidios en Tlatelolco, debe ser situado en su contexto preciso y debe servir parar sensibilizarnos a nosotros como vecinos, para no permitirnos olvidar los hechos que han marcado a nuestra comunidad, he reiterado la palabra feminicidio porque la condición de género en sus muertes es indiscutible, no puede únicamente mencionarse la vulnerabilidad de la población adulta mayor en forma generalizada, es necesario distinguir a el o la adulta mayor cuando están en estado de abandono, en muchas ocasiones por sus propios familiares, por lo que la estrategia de política de atención para estos sectores debe ser con mucha sensibilidad y cuidado, por la multifactorialidad que existe en la problemática. Sumado a esto, Tlatelolco tiene el dato estadístico por parte del último censo de INEGI de contar con una población adulta mayor superior a la media de nuestro país, lo que hace necesario una intervención muy bien planteada de la autoridad con políticas públicas de atención social a la población adulta mayor en nuestra Unidad.

La otra reflexión, es que la seguridad pública en Tlatelolco no se limita a la implementación de políticas públicas de vigilancia con el incremento de elementos policiacos, vecinos tlatelolcas han desatinado su esfuerzo en únicamente exigir más policía como la única solución para brindar seguridad a nuestro entorno, ya que debemos ser conscientes con la siguiente realidad, jamás habrá policía suficiente para protegernos a todos. Por ello, sumado a ese interés por más policía, nosotros como vecinos debemos construir puentes de sociabilidad entre nosotros, ya que esta problemática no se reduce a sólo una cuestión de percepción, verlo así, es sólo quedarse en la superficie del problema, tanto de las autoridades, así como de nosotros como vecinos.

La primera autocrítica que debemos hacernos como comunidad es la falta de sensibilidad y reconocimiento que nuestro problema es aún más grave, unos la llaman comúnmente apatía, una visión sólo superficial del problema como he reiterado, pero de acuerdo al diagnóstico que se ha realizado a la Unidad Habitacional Nonoalco Tlatelolco, muestra que el deterioro social es el principal motivo de la descomposición y falta de seguridad que los vecinos sienten en su entorno cercano, mi planteamiento es que existe un grave problema de desarraigo y desapego de los tlatelolcas respecto a Tlatelolco. No conocemos a nuestros vecinos, ni existe el interés de muchos casos en saberlo, esto se hace patente en la falta de participación ciudadana al momento de buscar soluciones comunitarias, en donde los ejercicios y voluntades vecinales,  quedan en su mayoría en esfuerzos individuales o grupos pequeños, que cuentan con todo el ánimo en aportar, pero que no encuentran eco suficiente en una comunidad inerte o desinteresada en participar para mejorar nuestro entorno. Está comprobado científicamente en estudios sociales, que la apropiación de los vecinos de sus espacios comunes es la manera correcta de construir territorio y recuperar espacios vulnerables o inseguros.

Los feminicidios de nuestras vecinas adultas mayores en Tlatelolco son una dura lección para todos, pero debemos concientizarnos que nuestra seguridad y de nuestros familiares ha estado siempre conectada a la seguridad colectiva que tenemos en comunidad, por lo que es necesario fortalecer las redes de socialización en nuestra vida cotidiana y en nuestros espacios donde desempeñamos nuestras actividades diarias, no pueden desconectarse una de la otra. Si nuestra prioridad es cuidar de nosotros y nuestros seres queridos, es necesario comprender que la seguridad se incrementará con el apoyo de todos los vecinos que están a mi lado; es más vulnerable el que está solo, encerrado en su individualidad en el departamento, que no conoce a nadie. Por ello, la única solución a largo plazo es fortalecer y contar con más conocidos en los espacios donde interactúan cotidianamente, quizás algunos de ellos lleguen a ser sus amistades, pero esas nuevas redes sociales deben servir para el momento que uno necesite ayuda y podamos recurrir a alguien cercano en nuestro auxilio. Finalmente, debemos recordar que sólo que el apoyo del otro, ese otro que está cerca de ti, que lo conoces de vista pero no sabes su nombre, es la manera en como podremos protegernos de una manera más adecuada y al mismo tiempo reconstruiremos nuestra vida en comunidad.

*Candidato a Doctor en Antropología Social 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada