lunes, 30 de mayo de 2016

26 años de resistencia del Frente del Pueblo

Por la Coordinación General del Frente del Pueblo
Germán Hurtado Aldana
José Antonio Salas

Este 20 de mayo nuestro Frente del Pueblo cumplió 26 años de lucha y resistencia. Nos constituimos en aquel 20 de mayo de 1990. Así en ese año, todavía estaba fresco él 1989, que es el año recordado en que cambió el curso de la humanidad; es decir, cuando estalló la revolución política que resquebrajó al stalinismo en la ex URSS y Europa del Este. Hecho cuyo significado es similar al de la revolución Francesa de 1789, o la Rusa de 1917, que marcaron en la historia un antes y un después. Así, vimos caer el Muro de Berlín el 10 de noviembre de 1989, cuando las masas lo derribaron a golpes de pico y pala, y protagonizaron una de las más colosales revoluciones democráticas de posguerra, destruyendo con ello el régimen burocrático de Alemania Oriental. Antes, habían triunfado del mismo modo en Polonia y en Checoslovaquia.

En ese año (1989), se abre una nueva época donde no solo caen las dictaduras totalitarias stalinistas, sino que también se termina el viejo orden mundial establecido en Yalta (1944) y Potsdam (1945). Acuerdo establecido entre el imperialismo y la burocracia Stalinista, en el cual se repartían el planeta en “esferas de influencia”, asegurando así el dominio del mundo para el imperialismo. Establecieron un status quo mundial que ambos buscaron mantener enfrentando o frenando, en sus respectivas esferas de influencia, las revoluciones y la lucha de las masas.

El inicio de la década de los noventas fue una época convulsa, de agresiones del imperialismo, asesinando a dirigentes y despojando pueblos, pero también de resistencia de las masas. Así recordamos aquel 11 de febrero de 1990 alrededor de las 15 horas, cuando Nelson Rolihlahla Mandela atravesaba las puertas de la prisión luego de un cautiverio de 27 años. Afuera ya lo esperaban más de cincuenta mil personas desde temprana hora, para aclamar al más famoso político y líder negro. 

La liberación de Mandela sin duda constituyó un extraordinario e indiscutible triunfo de las masas que luchaban contra el régimen del apartheid en Sudáfrica. Al salir de la prisión se dirigió a las masas de la siguiente manera: “Estoy aquí frente a ustedes gracias a vuestra lucha y vuestros heroicos sacrificios”. La Revolución negra liberó a Mandela, y hoy continúa su lucha por la suya.  

El 16 de enero de 1991, Estados Unidos inició la agresión y guerra genocida hacía el pueblo Iraquí, con la operación denominada “Tormenta del Desierto”. Así, el imperialismo norteamericano desencadenó todo su poderío militar y el de sus aliados contra un país pobre, pero estratégico y rico en petróleo. En los primeros momentos, Bagdad, Basora y en otras ciudades, decenas de víctimas habían muerto bajo las bombas, que para aquel momento ya superaban ocho veces la potencia del arma atómica lanzada sobre Hiroshima. Los criminales bombardeos continuaron sin pausa sobre la población civil, y los sobrevivientes, entre los que se encontraban cientos de miles de niños, mujeres y ancianos, sufrían la destrucción de los servicios de electricidad  y agua potable, así como la escasez de víveres y medicinas debido al bloqueo imperialista. El despojo del petróleo del pueblo Iraquí no se dio en esta primera intervención imperialista, esto gracias a las movilizaciones que se dieron en todo el mundo, destacándose las que se desarrollaron en el mundo árabe e islámico, en los mismos países imperialistas y en menor medida las que se dieron en Latinoamérica y otras regiones del globo. Finalmente el despojo del petróleo del pueblo iraquí se dio en la segunda intervención imperialista en 2003. En esa época, nuestra organización formó parte de las movilizaciones, repudiando dicha intervención. Al igual que en nuestro país, en el mundo hubo grandes movilizaciones.   
  
También en los noventa, China pasa de una economía comunista clásica a una de mercado, después de aplastar a las masas en la Plaza de Tiananmén, el 4 de junio de 1989 después de casi dos meses de numerosas manifestaciones sobre todo de jóvenes estudiantes. El gobierno de Deng Xiaoping, fue el responsable de esta masacre.

En 1993 surge un nuevo bloque político y económico en la Unión Europea, con una nueva moneda. En Latinoamérica surge el Mercosur, culmina el gobierno militar en Chile, por otro lado, cae la dictadura militar en Paraguay, en Guatemala culmina la Guerra Civil.
De igual manera en este año (1993) se consolidan gobiernos enfocados hacía las políticas económicas del Consenso de Washington. En nuestro país se expresó con Carlos Salinas de Gortari. 

En medio de este escenario político mundial es que surge el Frente del Pueblo, así, se hizo necesario para enfrentar al capitalismo y sus lacayos, formar movimientos u organismos de tipo frentista como la Asamblea Nacional del Movimiento Urbano Popular (ANAMUP), de la cual fuimos fundadores. Está aglutinó a diversas expresiones del Movimiento Urbano Popular cuya esencia fue que mantenían su independencia de los partidos políticos y del gobierno corrupto. De igual manera nuestra organización formó parte del Frente Continental de Organizaciones Comunales (FCOC), en éste confluían y nos coordinábamos los diversos movimientos urbanos populares del continente americano.

Aquel 20 de mayo de 1990, el Frente del Pueblo decidió darle continuidad a los trabajos y tareas pendientes que dejó la Coordinadora Única de Damnificados (CUD), entre ellos concluir con el proceso de reconstrucción de la ciudad, que después de cinco años de los trágicos sismos de 1985, en aquel entonces, todavía había gente damnificada habitando en Campamentos; en el terreno democrático el movimiento de los damnificados se planteó la democratización de la ciudad de México, que no era otra cosa que la exigencia de la restitución de los DERECHOS POLITICOS PLENOS para los habitantes de la ciudad capital. 

No hay que olvidar que en aquel entonces el presidente en turno, decidía, ponía y quitaba a su antojo al regente en turno en el Distrito Federal. Lo mismo ocurría con los delegados, quienes eran nombrados contra la voluntad popular, es decir, nadie los elegía. Nuestra ciudad capital fue la expresión más antidemocrática del viejo régimen corrupto del PRI. Reclamamos la total democratización del país y sus instituciones, ¡que el pueblo discuta y decida qué tipo de país quiere!, así; lo convocamos a una Asamblea o Convención del pueblo, libre y soberana que discutiera un completo reordenamiento del país, que era el único camino de cambio.

Nos pronunciamos en contra del pago de la deuda y porque los recursos que se destinan a ello sean puestos al servicio de los intereses del pueblo, asimismo, reconocíamos que el objetivo de la clase obrera y el pueblo por el que luchábamos era la instauración de un gobierno obrero, campesino, indígena y popular para romper con el imperialismo, el FMI, el Banco Mundial y la dependencia, e imponer un plan económico al servicio de los explotados y oprimidos que pasa por la nacionalización y puesto bajo control obrero y popular de los principales sectores de la economía (las fábricas, los bancos, las tierras y los recursos naturales) para así, abrir paso a la construcción del socialismo bajo un régimen de amplias libertades democráticas para todo el pueblo. Entre otros, estos fueron los principales postulados que aprobó la Asamblea de Constitución del Frente del Pueblo aquel 20 de mayo de 1990. 

Hoy con el restablecimiento a los capitalinos de uno de los derechos fundamentales, como el de votar y elegir a sus gobernantes, solo se quedó en eso; ya que el lastre de la corrupción que permeaba en toda la estructura burocrática gubernamental del viejo régimen priísta nunca se fue.  

Cuando asume en 1997 la “izquierda” el gobierno en la ciudad, solo cambió el gobierno, ya que las mismas prácticas del PRI continuaron y se han mantenido en estos 19 años de gobiernos perredistas: nepotismo, negligencia, opacidad, compadrazgos, clientelismo político, represión, favoritismo, etc. etc. A 19 años del ejercicio gubernamental del perredismo, está claro quiénes han sido los beneficiados del mismo, y por supuesto que no son los trabajadores y las amplias masas populares de nuestra ciudad capital. 

La Reforma Política en el DF que hoy por acuerdo de Mancera y Peña Nieto, impondrán a sus habitantes, en principio a los Diputados Constituyentes y posteriormente la  Constitución Política. En la elaboración de ésta no tendrá opinión el pueblo trabajador, el cual ha sido excluido en su totalidad. El pueblo trabajador o los habitantes de la Ciudad de México NO PODRAN PARTICIPAR EN LO ABSOLUTO EN LA ELABORACIÓN DE SU PROPIA CONSTITUCION. Así lo decidió ya el corrupto de Miguel Ángel  Mancera  y el también corrupto y mediocre de Enrique Peña Nieto. 

Con la elección del Constituyente pretenden legitimar la imposición y  estará en función de los intereses de los que realmente deciden en la ciudad y en el país. Es decir, la Constitución Política de la que se dotará a la ciudad, no está siendo discutida ni consultada con el pueblo trabajador capitalino y terminará decidiéndose por los mismos de siempre. 

La Reforma Política en la ciudad se impondrá sin mayor resistencia, el Movimiento Urbano Popular pudo jugar ese papel de protagonista, sin embargo no lo ha hecho, porque como ya lo señalamos más adelante; la mayoría de los grupos o referentes hoy son un apéndice del PRD o MORENA. Y los grupos que no lo son, solo se mantienen en su feudo o territorio que “defienden a ultranza”; cuando el cambio o la lucha por éste es por toda la ciudad. En materia económica no hay diferencia en el plan económico que se ha venido implementando nivel federal. Desde Cuauhtémoc Cárdenas hasta Miguel Ángel Mancera, en el Distrito Federal el programa económico esta cimentado sobre los dictados del Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Los segundos pisos que desarrolló el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), fue un proyecto diseñado desde que gobernaba el PRI en la ciudad a través de la regencia.  El mismo AMLO le entregó la Plaza Mariana a la Iglesia Católica corrupta y protectora de pederastas,  de igual manera en esa misma administración, le fue concedido al hoy segundo hombre (Carlos Slim) más rico del mundo parte del Centro Histórico para la ampliación de sus negocios. Así, el falso gobierno de izquierda de López Obrador contribuyó a la acumulación de riqueza de Slim y repartió migajas a los adultos mayores. 

También generó mayor especulación con el suelo, haciendo de éste más caro con su famoso Bando Dos. Fue el gobierno de AMLO quien aceleró en la ciudad el proceso de GENTRIFICACIÓN. La implementación de los programas sociales con Andrés Manuel tuvieron ese tinte político-electoral, es decir, fueron clientelares. Todos vimos cómo eran acarreados los adultos mayores y los beneficiarios  de otros programas sociales en las campañas electorales y actos del gobierno perredista de la ciudad. Y a pesar de estos programas, la miseria y la pobreza se siguen acentuando en amplias capas de la población. 

No había diferencia con los gobiernos del PRI. A esta política que fue aplicando el gobierno perredista en el Distrito Federal tuvo poca oposición y resistencia del Movimiento Urbano Popular, ya que a la mayoría de las organizaciones sociales fueron controladas y mediatizadas tal cual como el PRI lo hizo en el pasado. Se les controló con puestos en la burocracia partidista (PRD), en el gobierno (Delegaciones, secretarías, gobierno central), y puestos de elección popular (Diputados locales y federales). 

En estas últimas prebendas hubo “empleo” para mucha gente que fue contratada como “asesores”. Cabe resaltar que la mayoría de la gente que “agarró” empleo en los espacios antes mencionados, fue a nivel de dirigentes y cuadros medios de las distintas organizaciones del Movimiento Urbano Popular. El GDF ha sido una gran agencia de colocaciones solo para unos cuantos ha habido hueso. Y las masas empobrecidas solo son requeridas para el escenario en los actos de campaña. Hoy, la tribu del señor Mancera (sin ser miembro o afiliado del partido) y las diversas tribus del PRD se han adueñado de esos puestos y espacios en la estructura gubernamental para tener mayor control del mismo y así velar por sus intereses.

Muchos dirigentes hicieron aún lado los principios que les dictaban los Principios, el Programa de Lucha, e incluso el Estatuto de sus organizaciones y a cambio de un “empleo” arroparon el programa pequeño burgués del Partido de la Revolución Democrática. Así, maoístas, socialistas, marxistas y trotskistas; que los veíamos muy firmes en la lucha revolucionaria han sido empleados de un gobierno que no representa y nunca lo hará, los intereses de los trabajadores en la ciudad capital. ¿Los traicionó su conciencia revolucionaria? ¿Por qué no respetaron los principios de sus organizaciones? Ya que en algunos casos éstos eran muy claros, cuando se mencionaba “que ningún miembro de la dirección podrá formar parte o ser empleado de un gobierno que no sea de los trabajadores”. ¡¡¡Vaya oportunismo!!! 

Algunos todavía justifican el ser empleados del gobierno perredista en el Distrito Federal, argumentando que solo es un simple empleo, e incluso van más allá, siguen considerándose  “revolucionarios” con su participación en organismos o agrupamientos que están a la izquierda de los partidos que se consideran como tal y son electoreros. Es decir, estos personajes levantan el puño izquierdo diciendo viva la lucha de los trabajadores y revolucionaria y con la mano derecha cobran su sueldo en alguna dependencia del gobierno del Distrito Federal. Algunos siguen cobrando hoy con la administración de Mancera y están desde la de Ebrard o la AMLO. 

Al interior del Frente del Pueblo, permeo esa situación de oportunismo en algunos dirigentes, tal cual como le ocurrió a la mayoría de las organizaciones del Movimiento Urbano Popular. Sin embargo, ese oportunismo hoy no está en el Frente del Pueblo; ese oportunismo no cabe en nuestra organización, quien ha luchado contracorriente. Los oportunistas que formaron parte del Frente del Pueblo, hoy están del lado de los explotadores y verdugos del pueblo trabajador. ¡¡Viven bien!!, gozan de buenos empleos y buenos salarios, aunque se digan o consideren todavía revolucionarios que luchan por las causas de los trabajadores.

Y los que quedamos, a 26 años de haberse constituido el Frente del Pueblo, seguimos y nos hemos mantenido firmes contra el intento de control corporativo que con todos los Jefes de gobierno perredista, que en varios momentos hubo esa insinuación, siempre se nos quiso comprar al ofrecernos colaborar con los mismos (esto fue con Cárdenas y con López Obrador), de igual manera se ofertaron puestos en el gobierno y de elección popular. Por cuestión de principios  no aceptamos y mantuvimos nuestra independencia política así como la autonomía como organización social. 

Desde el surgimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) hemos mantenido nuestro apoyo y solidaridad con este proceso revolucionario encabezado por diversos grupos indígenas de Chiapas. Así, El Frente del Pueblo, fuimos los principales impulsores de la primera Gran Caravana (Caravana de Caravanas) masiva que hizo contacto con los Zapatistas en Junio de 1994. Igual participamos en la Consulta sobre las demandas del EZLN, los recibimos  cuando arribaron a la ciudad en el 2001, formamos parte de la comitiva en el recorrido del Delegado Zero en el país. De igual manera nos integramos en las filas de La Otra Campaña y hoy lo hacemos con la Red contra la Represión. Además de que somos signatarios de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. 

Tratamos de estar en todas las actividades que se realizaron en las mazmorras del Estado de México por la liberación de los presos políticos de Atenco. ¡¡Hoy están libres los camaradas!!. Estamos con la mujeres y compañeras en su lucha por justicia y castigo a los responsables (autores intelectuales y materiales), que fueron objeto de violación y tortura sexual por parte de los animales que se dicen policías estatal y federal que cometieron estas atrocidades en la toma y represión de Atenco. Luchamos para ver libre al profe Alberto Patishtán y los demás camaradas presos por defender sus ideas. 

También estamos junto a la Red contra la Represión en la batalla por el castigo a los responsables de la represión a las movilizaciones del 1 de diciembre de 2012, en la que resultó gravemente herido el compañero KUYKENDALL, quien posteriormente falleció, muerte de la cual hacemos responsable a los corruptos de Marcelo Ebrard, Mancera y Peña Nieto. En este último periodo del proceso de lucha de clases, nuestra organización participó en la lucha contra la privatización de la industria eléctrica al lado de los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), cuando el 11 de octubre de 2009 se decretó la extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro. De igual manera hemos participado en la mayoría de las movilizaciones por los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Y tratamos de seguir en el sendero que nos marca la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, así como en la construcción de una dirección revolucionaria encabezada por los trabajadores del campo y la ciudad.

Finalmente no queremos omitir que el Frente del Pueblo hemos estado en la larga lucha del pueblo puertorriqueño por lograr su SOBERANIA E INDEPENDENCIA, la cual es detentada por el imperialismo norteamericano. Lucha que hemos dado a través del Comité Amigos de Puerto Rico (CAPR) y la Coordinadora Mexicana en Apoyo al Estado Nacional Soberano de Borinken. Asimismo estamos con el pueblo Palestino que de igual manera enfrenta la ofensiva del gobierno sionista de Israel, quien continúa despojando de sus territorios a los palestinos.

Atentamente
¡¡Por un gobierno Obrero, Campesino, Estudiantil, Indígena y Popular!!

Por la Coordinación General del Frente del Pueblo
Germán Hurtado Aldana
José Antonio Salas

Local del FP: Carmona y Valle 32, Colonia Doctores
México DF, a 27 de mayo de 2016 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada