martes, 24 de enero de 2017

Trump y las trumpeadas….

¡LA ECONOMIA… EN PILDORAS!

Por Lic. Félix Carbajal Juárez
Ha causado gran impacto en el medio político la difusión de la riqueza del gabinete del recién investido presidente estadunidense Donald Trump, lo cual era de esperarse, dada la enorme hipocresía conque la clase gobernante mexicana oculta sus fortunas, aparentando ser clasemedieros y usando esta figura para poder explotar la pobreza de una buena cantidad de la población de nuestro País, a través de solicitar, presupuestar y distribuir, apoyos económicos… que salen de los impuestos que les cobran a los malditos ricos que también hay en este país; pero sobre todo que provienen de los causantes fiscales cautivos que en su gran mayoría no tienen nada de ricos. 

Algunos de los integrantes del gabinete de Trump.

¿Pero…Cómo justificar ser defensores de los pobres si ellos son ricos… ¡Válgame Dios y la Virgencita de Guadalupe!?.

Algo notorio también y, que hace la gran diferencia entre el gabinete estadunidense y el mexicano es que, los gringos demuestran que sus fortunas son lícitas y producto de sus habilidades y experiencia como empresarios.

Los mexicanos son aprendices, algunos hasta lo presumen, otros simplemente llegan a ocupar el puesto sin aprender nunca; pero están listos para dar el salto a cualquier otro que implique un mejor ingreso económico; aunque tampoco tengan la experiencia y conocimientos necesarios para desarrollarlo.

En fin, Donald, homónimo del personaje creado por Disney, ha iniciado una nueva era en las relaciones entre nuestros países, con una posición, aunque no aplaudible; pero respetable pues busca equivocado o no, el beneficio inmediato de la población  y la economía de su país, contrastando también, con la posición de algunos gobernadores mexicanos  que a pesar de estar en el siglo XXI, se comportan como si estuviéramos en la edad media, enajenando a extranjeros parte del patrimonio del estado que gobiernan y dejando desprotegidos a la mayoría de sus gobernados por algunas décadas a cambio de pingûes beneficios centralizados en su imagen personal.   

Es tiempo de cambio, abramos la mente y en vez de destruir, construyamos, es lo que el país necesita… hasta la próxima.                                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada