lunes, 30 de enero de 2017

Y…estalló el volcán…

Por Félix Carbajal Juárez

Donald Trump hizo efectiva la amenaza de construir el muro divisorio con México, obligando a Peña Nieto a salir del marasmo y tibieza que ha caracterizado su mandato, haciéndonos recordar la época en que  Ernesto Zedillo se ganó el mote del “licuado de a peso”; porque los licuados que llevaban huevos…eran más caros.


En fin… se inicia la era Trump y sus horas de gloria en lo personal; pero también con los beneficios y deficiencias tanto para la economía y bienestar de los estadounidenses como para México y los mexicanos. Ni todo es bueno ni todo es malo: Analicemos: Se comenta que bloqueará la entrada de los aguacates mexicanos a USA, grave error, si lo hace; sería la primera palada en el entierro de su fama y gloria. Los gringos, dicho coloquial y no peyorativamente, tienen una conducta definida por dos factores: Intereses y costumbres. 

De concretarse la edificación del muro, algunas empresas mexicanas, dedicadas a la industria de la construcción, incrementarán sus ventas


Las empresas gringas de las cuales millones de gringos son pequeños accionistas dejarán de ganar varios millones de dólares por las ventas que no harán de los cientos de Toneladas de aguacate que dejarán de consumir en el Superbowl del próximo 5 de febrero. Los gringos en lo individual dejarán de disfrutar los totopos con el guacamole o aguacates ese mismo día. ¡No se lo perdonarán a Donald Trump! Y ellos, no son olvidadizos como los mexicanos que después de un rato… nos vale… no, ellos si lo cobran.

Por otro lado; volviendo a México y los mexicanos, las exportaciones a USA, se encarecerán y la pagarán los gringos. Nos vale... primer tache a Donald; pero algunas se reducirán… tache a nuestra economía, a buscar nuevos mercados… ni modo.

Un segundo tache aparente para México; porque al perder el mercado gringo, la inversión extranjera disminuirá o se perderá y menciono que es un tache aparente, porque la inversión extranjera panacea multipublicitada por los políticos; es un beneficio en el corto plazo y es la gran plaga que sume y mantiene en la pobreza  a la inmensa mayoría de la población en el largo plazo; porque se convierte en una barrera insuperable para el desarrollo del comercio y la industria nacional.

Quién no lo crea, lo invito a echarle un vistazo a nuestra flamante industria automotriz, foco de atención en este momento de la era Donald Trump. Presumimos de ser algo así como la tercera industria automotriz  de fabricación mundial; pero la parte mexicana de integración por vehículo no llega al 50% debido a la mala legislación que tenemos y que nos convierte  simplemente en uno de los mayores maquiladores  de automotores en el mundo… que es algo diferente y a cambio de esto, algunos gobernadores han dado hasta las na…rices para que este tipo de empresas extranjeras se establezcan en sus respectivos Estados.

De concretarse la edificación del muro, algunas empresas mexicanas, dedicadas a la industria de la construcción, incrementarán sus ventas si tiene liquidez la compra de acciones es una buena inversión. En el mediano plazo cuando la construcción se realice en climas nada benéficos los “brick layers” gringos dejarán de trabajar y el flujo de indocumentados centroamericanos (a los mexicanos se les vetará) para suplirlos se incrementará ¿el gobierno mexicano se estará preparando para controlarlos?


En la era Trump, ni todo es bueno ni todo es malo para nuestra economía, cuestión de resolver los problemas y aprovechar las oportunidades que se presenten adecuadamente…hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada