lunes, 6 de febrero de 2017

Las enseñanzas de Trump…

LA ECONOMIA… EN PILDORAS!

Por Félix Carbajal Juárez
Lo que la política proteccionista y restrictiva de Donald Trump ha dejado al descubierto  la tibieza en el desempeño de Enrique Peña Nieto durante su sexenio.  Un sexenio que empezó con mucha fuerza y nos hizo creer en un mandato lleno de buenas noticias y mejores resultados, se ahogó víctima de la ¿ingenuidad? de su comandante Enrique Peña Nieto, al creer que con el pacto político que originó que nacieran las reformas, era suficiente y olvidó que éstas en su aplicación, eliminarían o por lo menos disminuirían muchas de las canonjías que disfrutaban tanto miembros de su ¿equipo?, como del grupo gobernante en la “oposición” y claro, a la hora de aplicarlas, hicieron su aparición las protestas encubiertas para evitar perder los beneficios que siempre habían disfrutado aflorando la falta de autoridad…  y/o  capacidad de Peña Nieto para imponer el orden. “lástima”... Y así, el bello sueño del crecimiento económico de la economía terminó en el triste despertar de una atonía…otra vez “que lástima”…

Levantar muros contradice las enseñanzas de Jesús, le dice el Papa Francisco a Trump


             Para colmo de males. Llega Donald Trump al poder, y amenaza con quitarnos nuestro “patrimonio económico que aunque no es propiamente nuestro”, es el más codiciado mundialmente y me refiero al mercado de consumo estadunidense (gringo entre los cuates) que ha sido el gran pastel que ha movido, durante las últimas décadas la inversión extranjera directa, la famosa IED, tan publicitada por los políticos, que unida a la disminución radical que pudiera darse, del envío de las remesas ($) de nuestros connacionales expulsados a los USA, por el mal diseño de la política económica mexicana y que significan la primera o segunda cifra más alta de entrada de divisas al país, están creando un caos sociopolítico y generando, nuevamente el descontento entre la población.

Escuchamos múltiples críticas al desempeño del gobierno federal y nos olvidamos de la autonomía de la que gozan los gobiernos estatales de quienes solo nos enteramos por las anomalías en su funcionamiento; pero sin culparlos directamente y pasamos por alto, atrocidades tan aberrantes como lo sucedido en Ayotzinapa, donde la injerencia de los gobiernos municipales y estatales fue determinante para que sucediera y, simplemente se convirtió en el instrumento que necesitaba, un ex funcionario de la Comisión Nacional de derechos humanos para cobrarle los agravios al ejecutivo federal y que nos han costado muchos cientos de millones de pesos gastados sin ningún resultado real; pero que han evidenciado, una vez más, el sentimiento nacional de que las organizaciones de derechos humanos, creadas para ayudar a mejorar el sistema de justicia en México, solo han servido para facilitar la defensa e impunidad de los delincuentes o pseudodelincuentes para no entrar en problemas,  olvidándose que su objetivo primordial es la adecuada y oportuna aplicación de la justicia en defensa de la víctima y no del victimario. Esta distorsión ha creado uno de los grandes negocios en México para las ONGS, tan solo comparable con la trata de personas y peor aún, pues quienes trafican con personas, son considerados pseudodelincuentes a luz de la Ley.

En cambio estas  ONGS, que defienden delincuentes y lucran con las indemnizaciones que obtienen del gobierno, anteponiendo el “debido proceso” al “delito consumado” y dejando en la indefensión no solo a las víctimas sino a la población en general que queda expuesta ante la liberación de los pseudodelincuentes, fortalecidos en su impunidad, son legales y aplaudidas por los voceros de los sectores beneficiados.

Y... pensar que a las CNDH, las paga el gobierno, de nuestros impuestos.

En fin, la política Trump, nos ayudará a revisar nuestra situación interna, a no regalar lo que tenemos y también a mirar hacia otros mercados, lo cual haremos en la siguiente entrega... Hasta la próxima... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada