lunes, 27 de febrero de 2017

Mirando hacia dentro…Hacen falta acciones y no discursos.

LA ECONOMIA… EN PILDORAS!

Por Félix Carbajal Juárez

A raíz del ascenso al poder de Donald Trump en los USA, nuestros políticos, tanto gobernantes como en la oposición, nos han inundado en los medios de comunicación de discursos patriotas o patrioteros, según el punto de vista. Pero; si pensaran realmente como mexicanos, en vez de discursos harían acciones que beneficiaran a la sociedad que gobiernan o aspiran a gobernar y que llevarían al país, al llamado primer mundo. ¿Y cuáles serían esas acciones?
 Sin el menor deseo de convertirme en gurú, ni ser limitativo tampoco, voy a enumerar algunas: 

Acciones y no discursos...

1.- Cambiar de filosofía, dejando de satanizar a los malditos ricos y aceptar que somos (México) un país capitalista, donde el desarrollo y bienestar de la población depende de la inversión que hagan los dueños del dinero y el esfuerzo que desarrollen los trabajadores en la producción de bienes y servicios. La riqueza que genera el bienestar, se produce en conjunto “CAPITAL + ESFUERZO” y NO es el resultado de recibir caridades disfrazadas de planes gubernamentales de beneficencia social que solo sirven para acarrear votos electorales y enriquecer a los amigos, familiares y prestanombres de los encargados de repartir los recursos de los apoyos referidos. 
        
2.- Dejar de regalar el patrimonio nacional a los extranjeros; entendiendo por patrimonio: la tierra, el equipamiento en la misma, los servicios, la mano de obra barata, el mercado interno y externo, los impuestos, derechos y aprovechamientos,  resultado de la producción a realizar por la Inversión extranjera directa. Olvidándonos ya, del viejo intercambio de oro por espejitos que sucedió, hace más de quinientos años. 

                     3.-Eliminar la guerra que genera la producción, distribución y exportación de drogas, mediante la legalización de las mismas y dejando de ser los guardianes de la frontera y salud de los “gringos”. transformemos los carteles en transnacionales que aporten plazas de trabajo, para un México con exceso de mano de obra, impuestos,  derechos y aprovechamientos como lo hacen muchos de los laboratorios especializados en producir narcóticos etiquetados de medicamentos.

4.- Disminuyamos la impunidad y corrupción, eliminando lagunas legales. Promulgando Leyes que obliguen a las cúpulas sindicales a declarar la totalidad de los ingresos que reciban y estableciendo, a la manera de cualquier empresa comercial, un límite en su fondo de reserva y repartiendo un dividendo para sus agremiados que por límite de edad dejen de trabajar y abandonen el sindicato. Esto eliminaría que las cuotas y demás ingresos del Sindicato se dispendien y se concentren en el patrimonio de la cúpula sindical, dejando en la miseria a miles de trabajadores y enriqueciendo  a un grupo reducido de líderes sindicales. Ejemplo de lo anterior tenemos muchos, algunos enfrentados procesos penales. La minoría, desafortunadamente.

5.-Eliminar de nuestras leyes y de nuestra sociedad, el racismo. Algunas buenas conciencias me dirán que eso no existe en México. Pero seguirán llamando indios o indígenas en el mejor de los casos, a los mexicanos descendientes de los mayas, otomíes, nahuatlacas, etc., pobladores originales de este país y que suman según cálculos del INEGI, algo más de 15 millones de habitantes,  relegándolos a una vida miserable y etiquetándolos como botín político, en vez de incorporarlos al progreso del resto de la población, mediante programas de integración educativa, donde se difundan, a la par, sus costumbres y lenguajes en la enseñanza que se da para toda la población a la cual, habrá que agregarle desde la primaria, un par de idiomas diferentes al español, para hacerlos competitivos en el ámbito nacional e internacional, evitando en el futuro que sean extranjeros quienes ocupen los puestos directivos de empresas transnacionales establecidas en el país.
Hay algunas más que trataremos próximamente… Hasta la próxima…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada