miércoles, 1 de febrero de 2017

¿Qué clase de psicópata es Donald Trump?

Alejandro Mario Fonseca
¿Qué dicen los psiquiatras y los psicólogos del flamante presidente de los Estados Unidos? Si usted entra a la red, se va a encontrar con una gran cantidad de artículos dedicados al tema. Como un ejemplo, voy a lo que dice el Dr. Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la UNAM y toda una autoridad en la materia.
Su crítica data de mayo del año pasado publicada en El Universal, antes de que Trump fuera candidato del partido republicano. Y no duda en tacharlo de narcisista. No voy a repetir aquí todo lo que dice sobre los rasgos de la enfermedad narcisista, tan sólo pongo el acento en lo que sería el punto débil del magnate:
Su enfermedad “...puede ser también su flanco más vulnerable, detrás de una personalidad narcisista hay habitualmente una persona insegura, acomplejada, vengativa, pero frágil al fin y al cabo”. ¿Qué hacer ante alguien así?
De la Fuente recomienda “lo primero es no enojarnos, las reacciones viscerales de sus adversarios lo fortalecen. Lo desnuda más la burla que la injuria. El ridículo puede ser su peor escenario. En el momento en que pierda su confianza se apagará su energía. Pero no va a ser fácil vencerlo”.

Donald Trump 

¿Síndrome de hubris?
Hace ya año y medio, aventuré una crítica al alcalde de Cholula, al gobernador de Puebla y al presidente de México, desde el ángulo de la psicología. Lo titulé “Síndrome de Hubris”. Decía yo que se trata de una enfermedad ligada al poder, que la padecen los hombres con egocentrismo exagerado y que esto los lleva a cometer muchos errores.
La hybris es un concepto griego que significa “desmesura”, llevado al mundo actual alude al orgullo o confianza en sí mismo muy exagerada.  Los psicólogos la tienen catalogada como “síndrome de Hubris“: “la enfermedad del poder”. Se trata de una patología que lleva a perder la perspectiva de la realidad.
Vale la pena profundizar un poquito más en el concepto. El psiquiatra argentino Harry Campos considera que “…el síndrome de Hubris saca su nombre del teatro de la Grecia antigua que aludía a la gente que robaba escena. Empezó a tratarse como trastorno de personalidad al observarse ciertas características en personas que tienen un cargo de poder.”
Es una enfermedad que puede padecer cualquier persona que está en el ejercicio del poder. Se manifiesta como egocentrismo exagerado: narcicismo. La persona “se la cree” con el poder, imagina que lo que piensa es correcto y que  lo que opinan los demás no, cree que todos los que lo critican son sus enemigos. Lo más grave es que estas actitudes pueden llevar a quien las padece a tomar decisiones erróneas, porque la persona pierde la perspectiva de la realidad y ve sólo lo que quiere ver.

¿Es curable el síndrome de hubris?
 Pareciera que la enfermedad es directamente proporcional a la “dosis” o “porción” de poder que ejercen. En el caso del presidente Peña Nieto, es clarísimo que no ha querido  o no ha podido ver la terrible realidad en la que se hunde nuestro país: corrupción, impunidad, hambre, inseguridad, devaluación, etcétera; el país se le “deshace en las manos” y no hace nada.
En cuanto al gobernador de Puebla, nunca hubo quién le hiciera ver sus errores, todos adulándolo, centralizó el poder y en cuanto a los pocos analistas  que se atrevieron a criticarlo, simplemente los ignoró.  Y ya a punto de terminar su mandato, pareciera que su enfermedad se ha acrecentado: está obcecado en llegar a la presidencia de México.
 Por último, en el caso de nuestro presidente municipal, decía que su narcisismo parecía  no ser tan grave y que  los conflictos innecesarios en los que se había estado metiendo cada vez eran menos, al parecer cambió de asesores y corrigió a tiempo.

Trump: un mega narcisista
Y es que el  tratamiento para el síndrome de hubris es un baño de realidad. Para eso están los asesores, los buenos asesores, el problema es cuando en lugar de cumplir cabalmente su papel, se convierten en aduladores.
Pero regresando al presidente Trump, lo que se puede ver hasta este momento, es que no va  haber nadie que le haga ver la realidad. Su enfermedad es todavía peor, es un mega narcisista que ya en la cima del imperio irá enloqueciendo más y más.
La semana pasada cuatro diplomáticos de carrera encargados de la gestión del Departamento de Estado renunciaron a su cargo. El día de ayer destituyó a la procuradora general en funciones, Sally Yates, quien desafió su orden ejecutiva migratoria contra ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.
De última hora, mil diplomáticos firman su rechazo al veto de Trump y la Casa Blanca responde: váyanse. Su falta de oficio político en combinación con un síndrome de hubris desenfrenado hará que se vaya quedando sólo, rodeado de aduladores carentes de conocimiento y de experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada